Agenda Propia

Elecciones internas en SNTE ganar o perder todo

Cuatro grupos grandes pelean el poder en el SNTE, la ley obliga a la renovación de dirigencia. Sindicalismo en crisis, “quieren sobrevivir con las prácticas de siempre”. Reformas a la ley laboral no se han reflejado en la práctica sindical

Al menos cuatro grupos pelean el poder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, si bien la dirigencia actual llegó legalmente al cargo, su ejercicio y la representación hacia los maestros ha sido deficiente, por lo que las próximas elecciones internas podrían ser la oportunidad de consolidarse o perder todo.

Wenceslao Vargas Márquez, maestro mexicano experto en temas sindicales, compartió con Agenda Propia su punto de vista sobre lo que ocurre dentro del SNTE y los retos que enfrenta de cara a los comicios donde de inicio se renovarán las representaciones seccionales.


“Primero se verá si tienen la fuerza política para lograr que solamente vayan a las elecciones las secciones o realmente vaya también el comité nacional por invitación de la Presidencia de la República, van a defenderse porque en las elecciones perderían”, expuso.

Explicó que si el comité ejecutivo es invitado (o más bien obligado) a participar el primer reto será crear un padrón porque no existe, un reglamento para realizar la elección, el cual tampoco existe y una reforma estatutaria que no se ha hecho.

“Cuando la Ley del Trabajo se reformó en mayo del 2019 le dieron ocho meses para cumplir con los ajustes. Ninguno de los grupos internos del se quejó por el plazo, pero ahora piden que se haga de manera extemporánea, ¿donde andaba el grupo de “Maestros por México”? andaban armando el partido de Redes Sociales Progresistas, se distrajeron y ahora quieren reclamar algo que debieron hacer en 2019 no en 2021, esos son sus retos”, apuntó.


En tanto, la Coordinadora tiene ciertas reservas en la formalidad del voto secreto y directo, porque les genera suspicacia y no está convencida entrarle de lleno a ese procedimiento, mientras que los grupos opositores del SNTE reclaman elecciones urgentes aunque no dicen ni  puntualizan que es lo que quieren, ellos son Maestros por México y Movimiento Nacional de Transformación Sindical

Legitimidad vs legalidad

La dirigencia nacional del SNTE a manos de Juan Díaz de la Torre y Alfonso Cepeda Salas debe valorarse a partir de la legitimidad y la legalidad, consideró Wenceslao Vargas. 

En cuanto a la legalidad el comité ejecutivo nacional del SNTE fue electo en 2018 para un sexenio que acaba en febrero de 2024.  Aunque en 2019 se cambió la ley y todos los cambios aplican hacia adelante su mandato puede continuar sin sin violar la ley en el sexenio que estan transcurriendo.

Sin embargo, la legitimidad es la que los pone en duda porque en 2013 le dieron la espalda a su representado, autorizando la Ley del Servicio Docente que puso en entredicho la

estabilidad laboral y en el 2016 le dio el visto bueno de la aplicación de UMAs en las jubilaciones, entonces se desentendió de activos en 2013 y jubilaciones en 2016, olvidaron esas causas.  

Cuatro grupos pelean el poder

Después de la caída de Carlos Jongitud Barrios en abril de 1989 el SNTE se partió en dos; un grupo encabezado por Juan Díaz de la Torre y Alfonso Cepeda Salas se quedó con el poder, pero en el otro frente está queriendo regresar la maestra Elba Esther Gordillo a través de maestro Tomás Vázquez Vigil de Jalisco, con el grupo llamado Maestros por México.

Por fuera de estos dos grupos hay uno de más reciente: el Movimiento Nacional de Transformación Sindical (MNTS) que surgió el año pasado y ha buscado interlocución con el presidente del Congreso de Chiapas.

Un cuarto grupo es la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación la CNTE que ha tenido su razón de existir propia desde hace muchos años.

“Debajo de estos cuatro veo a subgrupos como el nuevo sindicalismo alineado con el SNTE que tiene presencia en Tamaulipas y otros grupos pequeños alineados con la Coordinadora que son movimientos de base, movimientos de la coordinadora, son un gran cóctel de grupos y están esperando las elecciones nacionales para “ir por la chequera”, sostuvo Vargas.

La situación actual del SNTE no es más que el reflejo de lo que ocurre en el sindicalismo en México pasó de la protección del gobierno a ser blanco de ataques, desprecios hasta llegar a la crisis de representatividad. 

“Veo al sindicalismo mexicano muy comprometido con unas circunstancias de apenas

supervivencia, un sector muy lastimado por el estado mexicano. Desde los inicios de la Revolución, pasando por Calles, la CROM, Lázaro Cárdenas fue un estado protector del sindicalismo, hasta la aparición de los tecnócratas en los años 80 y hoy en día han puesto al sindicalismo contra la pared, lo han desdibujado y veo que hay crisis de representatividad”, detalló.

“Se ha diluido con los años y al mismo tiempo quieren mantener las prácticas antiguas, es decir el mando vertical, el secretismo, “el tapado” en las elecciones sindicales, veo un sindicalismo en crisis en los últimos 30 o 40 años, es cierto que tuvo su época de gloria, la CTM de Lombardo, la CROM de Morones con sus particularidades porque obedecieron a conductas de otra época”.

Dijo que casos como el sindicato petrolero o SNTE de los maestros, el SUTERN, el SME buscan legitimidad utilizando sus viejas prácticas que no terminan de desaparecer, esa es la crisis; a pesar que la Ley Federal del Trabajo a partir del 2019 hay nuevas formalidades democráticas sin aterrizarse, se cambian las leyes pero no se aterrizan en la práctica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button