Opinión

De memoria

Desasosiego…

Por Carlos Ferreyra

No encuentro la palabra correcta para explicar mi estado de ánimo ante la enfermedad del presidente López su, afirma, recaída al Covid-19.
Nadie puede acusarme de simpatías hacia un señor que exhibe su senilidad con decisiones desquiciantes, evidencias de un posible anquilosamiento mental.
Observar el deterioro nacional, la cancelación de obras e instituciones logradas tras muchos años de lucha, rompe el alma ante la conciencia de que el sistema, el gobierno, nunca antes y mucho menos hoy, ha dotado a los ciudadanos de medios para defenderse.
Consuelo eterno, así como cada sexenio nos convencemos de que “este sí es el bueno” pensamos que no hay mal que dure cien años y que lo que hoy sucede no puede se peor.
Disiento. Juárez, Díaz, duraron décadas de buen o mal gobierno, según el lado del que se coloque cada lector, y con el mismo prisma, el PRI bajo distintas siglas gobernó por mas de 70 años.
No me gustaría la continuidad del actual gobierno. Pero a fuer de sinceridad, me aterroriza la perspectiva del cambio. Si es de partido, imagine, amigo lector, a un Marko Cortés tan acomodaticio, o a un Alito que tan solo en el mote describe su capacidad y respeto.
Del resto de los partidos ni hablar. No existen sino como parásitos que se alimentan con la carroña, los desperdicios que les dejan los tres mayores: Morena, PAN y PRI.
Y ninguno de los mencionados cuenta con quien podría sacar al buey de la barranca. Ridículo, ante la falta de figuras un personaje obra de su vocero en la UNAM, se menciona como posible por Morena y se maneja su nombre en el tricolor.
En actuales tareas diplomáticas, se encuentra desaparecido para los votantes, que miran con profunda desconfianza a Claudia Cheimbaun, encargada del despacho capitalino por decisión de su líder, pero con muchas cuentas antiguad y actuales por pagar.
En terrenos de Morena, en todo caso, estará la pelota y la jugada. Y de ahí mi pánico.
Si creemos que no puede ser peor la situación del país, habrá que ver cuando se desaten las ambiciones de quienes hoy no ocultan sus vicios sin mostrar una sola virtud.
Funcionarios que han aprovechado el cargo para beneficio hasta de sus madres, asalariar o empoderar a toda suerte de parientes, entregar contratos y negociaciones en cínica violación legal.
Finalmente reapareció la Betty y se apropio del personaje que a su vez, rechazó cualquier contacto con Monreal, quien reiteró su respeto y confirmó que luchará por la candidatura presidencial. Dentro de Morena, asegura aunque no deja de asomar la cabecita por otros lares.
La cuestión en este momento, estriba en que Adán el de Gobernación, se lo tome en serio y aproveche para abrir sus posibilidades; Marcelo siga soñando con otro partido y el apoyo foráneo a sus pretensiones.
Mario Delgado suponiendo que tiene vida propia, Noroña reviviendo sus pesadillas, y hasta doña Olga imaginando que piensa.
El caos total al que se sumarán Gertz, la Nahle, Atontolini, la Tatty si sobrevive y todo aquel que inventado en esta administración.
Por favor, Peje, no te mueras dales la oportunidad a nuestros dioses ancestrales de descubrir al personaje necesario. Son tres añitos mas, con la esperanza de que quede algo que rescatar, algo que reconstruir…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button