Perlas sueltas

Luis Miguel Victoria Ranfla, de presidente del SNTISSSTE, a director del deportivo

Entre 2017 y 2022, el fondo de la comisión de auxilios llegó casi 150 millones de pesos, que podría superar los 250 millones si se le suman los réditos no reportados de las inversiones.

  • De manera sorpresiva, el ex presidente del Sindicato Nacional de Trabajadores del ISSSTE (SNTISSSTE), Luis Miguel Victoria Ranfla, asumió la dirección del centro social, deportivo y cultural de la organización, en sustitución de Raúl Arellano, quien fue incorporado al comité ejecutivo nacional que encabeza Norma Liliana Rodríguez Argüelles.

 

  • Desde 2002 en que José Luis Acosta Herrera ocupó -en la gestión de Concepción Castañeda Ortiz, la primera mujer en cabezar el SNTISSSTE-, la presidencia del consejo nacional de vigilancia después de haber entregado la secretaría general -en 2009 se convirtió en presidencia- , ningún ex dirigente había ocupado un cargo sindical inferior concluida su gestión.

 


  • La elección de las dos mujeres líderes en ese sindicato, sobrante división: en la época de la señora Castañeda Ortiz, un grupo emergente Cuicuilco -en el que se encontraron, entre otros, Victoria Ranfla y Francisco García Culebro– que reclamaba la mayoría de delegados, quedaron fuera del comité ejecutivo nacional, aún cuando ocupaban en puestos de la central burocrática FSTSE.

 

  • La elección del pasado 25 de mayo, dejó fuera a todos los integrantes de la planilla verde que postuló a Hilario Ramírez Chávez, aun cuando se alzó con secciones importantes, incluida la del Centro Médico Nacional “20 de noviembre

 

  • Ambas elecciones terminaron en tribunales.En la de 2002, el grupo Cuicuilo obtuvo incluso un amparo en contra de la toma de nota del Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje (TFCyA), el que fue revocado en la revisión.

 


  • Con Norma Liliana, aun antes de la elección, estaba en trámite una demanda de nulidad del congreso extraordinario de reforma estatutaria de febrero y de la convocatoria al congreso de toma de protesta, bajo el argumento que la gestión de Victoria Ranfla concluyó legalmente en mayo de 2021, y que el tribunal de conciliación violó el Convenio 87 al ampliarla con el argumento de la pandemia de la Covid-19.

 

  • Dos tiempos distintos.Dos etapas diferentes. Acosta Herrera no tuvo influencia en la gestión de la señora Castañeda, que tuvo capacidad para impulsar una reconciliación con el líder de la FSTSE, Joel Ayala Almeida.

 

  • Norma Liliana tuvo el apoyo de Ayala Almeida desde una reunión en la que incluso estuvo Hilario Ramírez. Fue un esfuerzo, que debe reconocerse, buscó evitar la polarización no sólo en la dirigencia sindical, sino también entre los trabajadores. El SNTISSSTE es una organización de las importantes en el sector público y por tanto debe estabilizarse.

 

  • Por cierto, fue Alberto Noé Berumen, el cuestionadísimo presidente del comité nacional electoral -la inclusión de su hijo Daniel Noé López como integrante de la planilla azul debería ser motivo suficiente para que dejara el cargo-, quien tramitó la toma de nota, pese a carecer de facultades estatutarias.

 

  • El artículo 44 del estatuto establece: “Una vez clausurado el Congreso Nacional, el original del Acta que se levante será enviado por el Comité Ejecutivo Nacional electo al H Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje…”.

 

  • La petición de reconocimiento del resultado de las elecciones en el SNTISSSTE, fue enviada por el genuflexo Ne Berumen el 1 de junio, y tramitó la toma de nota, lo que fue concedido, siete días después, por el TFCyA que preside Plácido Humberto Morales Vázquez.

 

  • El TFCyA fundó su decisión en términos de los artículos 165 fracción II inciso a), 170 y 171 del estatuto, los cuales se refieren al registro de planillas, la jornada electoral y el conteo de votos. Es decir, no autorizan al comité nacional electoral a tramitar la toma de nota, lo que por cierto se notificó por estrados, pese a que el SNTISSSTE tiene registrado un domicilio para esos efectos.

 

  • La designación de Victoria Ranfla marcará, junto al trato que se dará a lo que fue el corrupto manejo que los García Culebro hicieron del multimillonario fondo de la comisión nacional de auxilios, en definitiva la naciente gestión de Norma Liliana. La presidenta sindical, una mujer inteligente y sensible, seguramente asumirá que a ella le corresponde decidir.

 

  • Durante los últimos cinco años, de acuerdo con el informe que Erick Arturo García Salamanca Varela, presidente destacado de la comisión de auxilios, rindió ante el congreso, el fondo llegó en casi 150 millones de pesos, bajo el argumento que pagaron 991 millones 718 mil 991.12 pesos en auxilio a trabajadores.

 

  • A esa disminución habrá que sumar los réditos generados en ese tiempo por las inversiones en las que se tuvo el fondo, la pérdida podría superar los 250 millones de pesos. ¿Alguien aclarará lo ocurrido, o serán los trabajadores los que tendrán que joderse, otra vez?

 

  • En el informe del manejo del dinero de esa comisión que en 2017 rindió Carlos Fermín García Culebro -hermano del patriarca-, reportó que los réditos de las inversiones del fondo fue por encima de los 90 millones de pesos entre 2013 y ese año.

 

  • Entre 2017 y 2022, “el Sindicato se enfrentó a circunstancias adversas al igual que esta Comisión, sin precedentes, consecuencia de la emergencia sanitaria mundial, la cual lamentablemente afectó a muchas personas y familias así como a nuestros agremiados que no fueron la excepción. Sin embargo la Comisión modificará hacer frente y apoyar a sus miembros y beneficiarios”, argumentó el junior.

 

  • Los hijos de Francisco García Culebro, Francisco Enrique y Erick Arturo, son secretarios de acción juvenil y estancias de bienestar para infantil en la gestión de Norma Liliana. Su tía Rosa Margarita es presidenta de comisión, y Edmundo Ulises Cortés Sagredo -una especie de pilmama de los juniors- es secretario de relaciones sindicales nacionales e internacionales.sindicales nacionales

 

“Los textos escritos en esta columna no son informaciones con sustento en documentos;  son versiones no confirmadas que se escuchan en los sindicatos.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button