Agenda Propia

El general Lohmann y la subdirectora de personal del ISSSTE, deben renunciar ¡ya!

Las decisiones que la maestra Judith Rojas Velasco, subdirectora de personal ha implementado en el ISSSTE son, como el Calendario de los Procesos de Nómina, ilegales y violatorios de derechos laborales, advierte la Comisión de Vigilancia. Al no pagar una prestación económica a trabajadores de confianza, generó condiciones para un paro este martes, con lo que agrava la crisis histórica que vive ese instituto de seguridad social.

Por el Pordiosero

Salvo un acuerdo de última hora, el paro de labores que mañana realizarán en todo el país trabajadores de confianza del ISSSTE, en protesta porque no se les pagó la prestación “ayuda para compra de útiles escolares”, debiera convertirse, junto con la durísima critica de la Comisión de Vigilancia en el oficio STCV/0332/2021 a las medidas burocráticas de la Subdirección de Personal, en los motivos para que el general Jens Pedro Lohmann Iturburu y la maestra Judith Rojas Velasco, renuncien.


No es para menos: la crisis de por sí ya histórica que enfrenta el instituto de seguridad de los trabajadores del estado, se ha agravado en los últimos días debido a medidas administrativas “causando perjuicios severos en la atención que reciben los derechohabientes” y en “la violación de los derechos laborales de muchos trabajadores”, como les reprocha el secretario técnico de la comisión de Vigilancia, Heriberto Romero Peralta.

La convocatoria a paralizar labores, del presidente del Sindicato Independiente de Trabajadores del ISSSTE (SITISSSTE), Carlos Alberto Hernández Nieto, es un llamado de alerta para que en un futuro cercano no les sean también suspendidas otras prestaciones como días del trabajador del ISSSTE, reyes, del niño, de la madre y antigüedad -de 10, 15, 20, 25, 30 y más años-.

Y es que en la reunión que en la búsqueda de un acuerdo ante la falta de pago al personal operativo de confianza adscrito al ISSSTE asegurador el jueves pasado, la subdirectora de personal, la maestra Rojas Velasco, dejó ver que así como esa prestación económica supuestamente no tiene sustento jurídico, las otras tampoco están normadas y pudieran dejar de pagárselas.


Desconoce o hace como si lo ignorara, que los trabajadores de confianza de ese instituto han recibido esa y las demás prestaciones, desde hace más de 30 años. Es decir, es ya una costumbre; y si bien es cierto la costumbre no es derecho propiamente dicho, es una fuente de derecho, y por tanto es exigible.

Medidas de la Subdirección de Personal, dependiente de la Dirección Normativa de Administración y Finanzas de la que es titular el general Lohmann Iturburu, han generado irritación. A principios de julio, había ordenado se suspendieran las deducciones para efectos de incrementar el aguinaldo y de retiro, a los trabajadores con turno opcional; la rápida movilización obligó a retractarse, aún cuando persiste el peligro que en enero la decisión se ponga en práctica.

El jueves pasado, en el pago de la quincena, al personal operativo de confianza adscrito al ISSSTE asegurador no se les incluyó la prestación “ayuda para compra de útiles escolares”, pero sí a los que están en la nómina de FOVISSSTE, lo que el sindicato de los empleados de confianza calificó abiertamente de discriminación.

El 5 de julio, el director general del ISSSTE, Luis Antonio Ramírez Pineda recibió el certificado oro en Igualdad Laboral y No Discriminación de conformidad con la Norma Mexicana NMX-R-SCFI-2015, otorgado por el Instituto Mexicano de Normalización y Certificación, A.C. Lo que no suena claro, suena a metálico, dice la vox populi.

Previamente, el 11 de marzo la maestra Rojas Velasco ordenó que las unidades administrativas centrales y desconcentradas del ISSSTE se ajustaran a un llamado “Calendario de los Procesos de Nómina” en altas, bajas y otros movimientos de personal, que en una durísimo crítica que el secretario técnico de la Comisión de Vigilancia, le envió el martes de la semana pasada al “C. Jens Pedro Lohmann Iturburu“, lo considero ilegal, y que “resulta inaceptable para una institución que atiende y protege los derechos de los trabajadores del Estado, cuya ley es de orden público e interés social”.

Le enumera siete grandes cuellos de botella en la contratación de personal -incluidos médicos sustitutos- que ha generado el calendario implementado por la Subdirección de Personal, así como retraso en servicios indispensables, licencias sin goce de sueldo no programadas, bloqueos de plazas por renuncias y movimientos de personal.

Le refiere que nombramientos del director general Ramírez Pineda en la Subdelegación Médica de Campeche y pese a haberse realizado por necesidades causadas por la pandemia de la Covid-19, no fueron aplicados en la fecha correspondiente. “No puede ser posible en tanto la facultad de nombramiento del titular de esta entidad es originaria y está por encima de todas las autoridades normativas en el ISSSTE”, reprocha.

Esa irregularidad, le enfatiza al “C. Jens Pedro Lohmann Iturburu”, pudo ser subsanada por la intervención del área Normativa de Salud, lo que incluso la comentó con la subdirectora de personal. “Lo anterior se separa por completo de los principios de derecho laboral y de justicia social y de equidad que prevé nuestra Constitución y la Ley Federal del Trabajo”.

El general Lohmann, al tolerar las decisiones burocráticas de la subdirectora de personal, muestra que carece de sensibilidad para administrar una institución como el ISSSTE. Seguramente domina todo lo relacionado a la milicia, pero desconoce lo elemental en asuntos administrativos, con todo y la maestría que ostenta en la materia.

Ambos, tanto el general como la maestra Rojas Velasco, frente a los problemas que han generado y que se traducen en daños muchas veces irreparables para derechohabientes y trabajadores, debieran renunciar, para no abonar más en la crisis histórica que en la gestión de Ramírez Pineda enfrenta el ISSSTE.

Mientras, en el Sindicato Nacional de Trabajadores del ISSSTE (SNTISSSTE), su presidente, Luis Miguel Victoria Ranfla, está más interesado en mantenerse a toda costa en la dirigencias a sindical y en organizar rifas de regalos de los días del niño y de la madre -como la realizada el pasado viernes 13 de agosto por vía zoom-, para justificar los 20 millones de pesos que recibe por esas y otras prestaciones. Otro que debiera hacerse a un lado, pues omisión también es irresponsabilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button