Agenda Propia

Luis Miguel Victoria desiste de reelección; busca debilitar candidatura de Hilario

Durante la inauguración del congreso de reforma estatutaria, en Oaxtepec, Morelos, anunció que después de sufrir tercer infarto en 2021, tomó la decisión

Por El Pordiosero

 

“No a otra ampliación. No a otra reelección y eso debe quedar perfectamente claro”, afirmó Luis Miguel Victoria Ranfla, presidente del Sindicato Nacional de Trabajadores del ISSSTE, durante la inauguración del congreso de reforma estatutaria.


Durante meses se especuló que Victoria Ranfla impulsaría un proyecto de reforma estatutaria que le permitiera buscar una segunda reelección -en 2017 se reformó el artículo 42 del estatuto que la prohibía, así como el último párrafo del 62 para autorizarle su permanencia en la dirigencia para una gestión de cuatro años que se convirtieron en cinco por la pandemia de coronavirus-.

 

Con esa afirmación ante el director general del ISSSTE, Pedro Mario Zenteno Santaella y el representante de Joel Ayala Almeida, presidente de la central burocrática FSTSE, Ernesto Moreno, dio por concluida una de las expectativas que provocó división, lo cual se reflejó en la elección de delegados al 2o congreso nacional extraordinario.


 

Aun cuando señaló que luego que en marzo del año pasado cuando sufrió un tercer infarto tomó esa decisión, la misma parece llegar de manera tardía, al haber permeado en la estructura sindical y entre grupos importantes de trabajadores, la certeza que la doctora Norma Liliana Rodriguez Argüelles, quién será seguramente la candidata de su grupo, seria manipulada por él.

 

Y es que el presidente del SNTISSSTE parece tener como prioridad detener el fortalecimiento de la precandidatura del vicepresidente Hilario Ramírez Chávez y utiliza todos los recursos disponibles para lograrlo, incluido presionar a los líderes reales en las secciones.

 

Los triunfos logrados por Ramírez Chavez en la elección de delegados al congreso de reforma estatutaria -en la Ciudad de México se quedó con  10 de 17 secciones-, fue determinante para que Victoria Ranfla decidiera no intentar una nueva reelección, al percibir que no tenía la simpatía de los trabajadores. Una victoria contundente que deberá explotar durante la campaña. 

 

El vicepresidente debió capitalizar ese triunfo entre los delegados al congreso. En lugar de eso optó por competir por la primera comisión revisora de credenciales de los presuntos delegados al congreso, con lo que se expuso a la derrota, un error de estrategia. Debió protestar la intromisión de personal de apoyo –Ernesto Pacheco, por ejemplo- en la distribución de la propuesta impulsada por el presidente sindical. 

 

El presidente del SNTISSSTE, parece evidente, no tenía contemplado renunciar a sus aspiraciones reeleccionistas. Muestra de ello es que acortó al máximo los tiempos para que los delegados al congreso no pudieran analizar a fondo el proyecto de reforma estatutaria, por lo que programó que en sólo un día, se hiciese el análisis, discusión y aprobación.

A las 9:00 de la noche del martes 22 de febrero, los delegados con derecho a voz y voto, desconocían el contenido de lo que se sometería a discusión, dándole ventajas al grupo de Victoria Ranfla en beneficio de la precandidatura de la doctora Rodriguez Argüelles, debido a que apenas el presidente sindical les explicaba los temas que analizarían las tres mesas que redactarían los dictámenes que se someterían a la discusión y aprobación del pleno.

 

El proyecto de reforma estatutaria -elaborado por un grupo de incondicionales de Victoria Ranfla, como Ulises Edmundo Cortés Sagredo, Mario Armando Ordaz, Ernesto Pacheco, Alberto Noé Berumen y Guillermina Galindo– definirá las reglas para la elección de sus dirigentes sindicales y los requisitos que deberán satisfacer quienes aspiren a ser candidatos, así como la equidad de género y la elección mediante voto personal, libre, secreto y directo de los trabajadores.

 

El nuevo estatuto contempla, según lo que hasta esa hora se conocía, regresar a su redacción original el artículo 42 y reformar el último párrafo del 62, para prohibir todo acto de reelección, además establecerá los requisitos para quienes aspiren a a ser candidatos a la presidencia sindical, como que deberán haber sido integrante de la dirigencia nacional, secretario (a) general seccional.

 

Una propuesta aparentemente adicional por no haber sido incluida en el proyecto elaborado por el grupo integrado por Victoria Ranfla, era que el candidato (a) a la presidencia sindical debía haberse desempeñado como delegado (a) en su centro de trabajo.

 

La reunión, se inauguró a las cinco de la tarde en el “Dorados Conventions & resort” en Oaxtepec, Morelos, cuyos trabajos continuarán a las diez de la noche luego de un receso de una hora para la cena.

 

Los trabajos fueron divididos en tres mesas, las cuales está previsto reanuden trabajos para redactar el dictamen a las nueve de la mañana del miércoles 23, para dos horas después iniciar la discusión del nuevo estatuto en el pleno, el cual deberá aprobarlo en definitiva. 

 

Conforme al programa del congreso avalado por Victoria Ranfla, a las ocho de la noche del miércoles, los trabajos serán clausurados y al día siguiente en el transcurso de la mañana los delegados, integrantes de la dirigencia sindical e invitados iniciarán el retorno a sus lugares de origen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button