Datos duros

Acusan Contrato de protección en BMW

Un pacto entre Emilio de Jesús Ramírez Guerrero, secretario General del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria Automotriz Similares y Conexos de los Estados Unidos Mexicanos con la empresa BMW mantienen en niveles ínfimos el salario de los trabajadores en planta. Las condiciones irregulares de trabajo existen también en Ford y Kia México.

La producción de un automóvil de lujo supondría ingresos suficientes en la empresa para que sus trabajadores tengan salarios medios o altos, sin embargo, la realidad en México y en armadoras como BMW es totalmente diferente.

El nivel máximo de ingresos de los técnicos operadores de la planta de BMW en San Luis Potosí es de 225 pesos diarios, lo que representa 6 mil 750 pesos, 81 mil pesos anuales y 810 mil pesos por una década de trabajo,  mientras que la unidad que arman en la planta, como el lujoso BMW Serie 3 Sedán 2022 tiene un precio de lista de 800 mil pesos, según el Contrato Colectivo de Trabajo.


Conforme al trabajo periodístico de la Red de Reporteros de la Red Privada en el portal de noticias Rock101 online, Emilio de Jesús Ramírez Guerrero, secretario General del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria Automotriz Similares y Conexos de los Estados Unidos Mexicanos, es el principal responsable de las deplorables condiciones de trabajo, al haber firmado un contrato de protección, es decir un convenio colectivo falso para favorecer a las empresas.

“La CTM firmó (hace años) un acuerdo de protección de sus trabajadores con BMW, el cual garantiza una vez abierta la planta un sueldo de 1.10 dólares por hora”, reveló Jerry Dias, presidente de Unifor, a principios de 2018 cuando México, Canadá y Estados Unidos renegociaban el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

En comparación, en Canadá, los trabajadores de una planta de ensamblaje pueden adquirir ese automóvil después de 5 meses de trabajo, dijo el canadiense, quien luchó por incrementar los salarios de la industria automotriz mexicana y de otros sectores económicos favorecidos por el TLCAN.


Jerry Dias al igual que 185 integrantes de la Cámara de Representantes de Estados Unidos exigieron a Robert Lighthizer, representante comercial de Estados Unidos, un incremento a los salarios en México, así como revisar la existencia de sindicatos blancos que benefician a los intereses de la empresas.

“Se necesita un nuevo capítulo laboral en el TLCAN, pero el gobierno mexicano no lo está empujando y mantiene la posición de explotar a sus propios ciudadanos”, dice.

Los sindicatos, organismos empresariales y el gobierno de Canadá y Estados Unidos piden que se eleven los estándares de vida de los trabajadores mexicanos, pero el presidente Enrique Peña Nieto quiere “continuar explotando a los trabajadores mexicanos”, advirtió Dias.“La CTM firmó (hace años) un acuerdo de protección de sus trabajadores con BMW, el cual garantiza una vez abierta la planta un sueldo de 1.10 dólares por hora”, reveló Jerry Dias, presidente de Unifor, a principios de 2018 cuando México, Canadá y Estados Unidos renegociaban el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

El acuerdo entre la Federación de Trabajadores del Estado de San Luis Potosí, una filial de la CMT, con la armadora alemana BMW es un “modelo para un contrato de protección patronal”, aseguró Thomas Fritz, investigador del Centro de Investigación y Documentación Chile-América Latina – FDCL.

“Cuando los empleados en algún momento comiencen a laborar, existirá ya hay un pseudo contrato colectivo, sobre cuya aceptación no pudieron votar”, manifestó el investigador en el texto publicado en el portal Rock101 online.

El contrato estableció malas condiciones, porque los empleados sólo podrán 48 horas a la semana y tendrá una miserable paga, asegura Fritz.

“El contrato modelo (firmado entre BMW y la CTM) sólo ofrecen los salarios mínimos garantizados por la ley y proporcionan al empleador la autoridad discrecional para decidir sobre todos los aspectos de las condiciones de trabajo”, advirtió la Confederación Sindical Internacional (CSI).

Otro caso similar sucedió en una planta de Ford en San Luis Potosí, en donde se firmó un contrato entre la empresa estadounidense y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria Automotriz, Sección 15 (afiliada a la CTM), sin tener la primera piedra y sin trabajadores.

“El contrato Ford-CTM impedirá que los trabajadores escojan a su representante de negociación de manera democrático”, cuenta CSI.

En Nuevo León, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria Automotriz, Similares y Conexos de la República Mexicana, de la CTM, encabezado por el Senador del PRI Francisco Joaquín del Olmo Velázquez, suscribió contratos con KIA y HYUNDAI sin haberse construido las plantas.

“Gran parte de este auge en el empleo automotriz en México se debe a los menores costos de producción asociados a los bajos salarios en el país en comparación con los de Estados Unidos y Canadá”, según Mauricio Rodríguez Abreu, investigador Asociado del Colegio de México (Colmex).

A partir de la firma del TLCAN, el empleo en la industria automotriz mexicana incrementó más de 7 veces su tamaño al pasar de 112 mil a 767 mil empleos, cuenta el académico.

Con información de Rock101online

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button