Datos duros

De memoria

Gasé, funambulera…

por Carlos Ferreyra

Actriz, feminista y cabaretera, artivista, así se describe Marisol Gasé, es integrante de las Reinas Chulas, compuesta por 4 mujeres, que suponen ser jocosas, cachondas y hacen lo que se les da la gana.


Gasé cursando la preparatoria, Lalo Limón la invitó a inscribirse a una clase de actuación y estuvo ahí por 3 años, fue en este punto que ella supo que quería dedicarse al teatro “me divertí tanto en el taller que dije esto lo que quiero hacer para siempre”.

Eso dice su autobiografía en la que elude mencionar cómo llegó al teatro griego nacional, donde reciben a un degenerado asesino serial, Goyo Cárdenas, entre aplausos y con uso de tribuna; ocultan, protegen y encubren para que escape, a un traficante de drogas, hermano ademas de un gobernador morenista, ambos de apellido Godoy.

Y como novedad, convierten a “la maxima tribuna de la Nación” en salón de fiestas, kindergarden, con pastelito, globitos, mañanitas y gran alboroto porque a sus 68 años de vida, el presidente, al parecer estrictamente de Morena y sus rémoras partidistas, celebraron la Segunda Infancia del líder.


Hace varios años, diputada entonces como hoy, Mariana Gómez del Campo, panista, advirtió en relación a uno de los cotidiaños asuntos sucios entre legisladores que “al final del día, la caca flota”.

La noroñesca vulgaridad de la expresion causó un relativo escándalo. Una damita de la Vela Perpetua con opiniones que parecían inspiradas por Salgado “macerdonio, maspedonio” de acuerdo con el ingenio popular.

Mariana defiende a la perredista que reclamaba en tribuna congruencia y decencia a las militantes pejiasnas, a quienes pedía solidaridad y protección para las mujeres. Sabido el odio de López por el sexo opuesto.

Eso motivó la salida del clóset de la morenista Gasé y su infamante cartelón. Pasará a la historia por esa razón y nunca por sus magistrales interpretaciones funambuleras como cabaretera y menos aún por sus aportaciones a la sociedad, al pais.

La foto debe ser replicada hasta que se grabe en la conciencia de cada ciudadano. Y un llamado de atención: no se trató de una salgadada o una noroñada, baste con mirar la cara de la curulera vecina a Gasé, al parecer en el momento más alto de un orgasmo.

Gasé, artista frustrada, curulera realizada, funambulera con aspiraciones. Ojalá si entra a la siguiente rifa de cargos legislativos, pierda..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button