Opinión

De memoria

La culta dama…

Carlos Ferreyra

Las “Delfiniciones” del amado lider, el sol que ilumina nuestros pensamientos y luz que guía los pasos de los mexicanos y hoy, con su propuesta de moratoria entre naciones para en cinco años alcanzar la paz, como oriente del universo.

Hemos presenciado la sabiduría, la oportunidad con que ha enfrentado a los machuchones, esos que se oponen al avance de la nación.


El aeropuerto, aún sin aviones, está listo por si alguien quiere usarlo; las fabricas de gasolina, la Tejana que ha pasado de hecho a las manos de la primera nuera del país, sin informar sobre los 600 millones de dólares pagados aparte de otra cifra Igual que nos daba coparticipación desde antes, y los 800 millones de dólares de deuda con que la empresa fue cedida ¿a quién? No han dicho.

Para salvar esta inversión, nuestro venerado pastor (y lo es en alguna secta cristiana) incentiva a los tejanos a comprar gasolina barata en México. Veamos: procesamos petróleo gringo de mejores características y precio superior al nuestro.

La fabricación por trabajadores sujetos a un régimen laboral muy estricto y con salarios que son hasta diez veces superiores a los de los obreros mexicanos, resulta verdaderamente o teóricamente incosteable.


Pero gracias al sistema de subsidios, el precio al consumidor, con enorme lesión a las finanzas nuestras, lo hace más que atractivo. Perdemos dinero a raudales pero nuestro caudillo se adorna: subsidiamos a los pobres cochetenientes yanqui ¿quién más puede presumir algo Igual?

El Tren Maya, chu chu chu, avanza sobre protestas, denuncias y especialmente amparos que los fieros mastines convertidos en perritos falderos, sin consciencia ni tantito amor a la patria, colocaron bajo el paraguas de la seguridad nacional.

Hasta hoy no he tenido a la vista una explicación sobre el amparo y como limpiarse con el papel donde lo dictaminaron. Entendía, ya no entiendo nada, que esa figura legal tenía como propósito impedir abusos oficiales y daños a la comunidad, al país entero.

Ahora sabemos que cualquier correlón de esos que evaden a los malevos, con sus armas sólo activas contra el pueblo, y sus uniformes repletos de medallas ganadas en peligrosas batallas burocráticas, ponen su firma donde les indican si eso significa ganancia.

Con Delfina entramos de lleno a las elecciones. Y según vemos, serán a conveniencia morada y congojos del guía nacional.

Delfina competirá por segunda vez. La primera recibió el rotundo rechazo de los mexiquenses. Tuvo en contra acusaciones de robo descarado de salarios a los empleados del ayuntamiento que encabezaba, donde además fijó cuota de cooperación ahuevatoria para Morena.

No fue suficiente: a un sujeto, aparentemente su barragán, no sólo le asignó estipendios regulares sino que le entregó cientos de miles de pesos sin justificación.

No ocultó tal hecho como tampoco le preocupó que se conociera las munificientes gratificaciones anuales que se asignaba: 400 mil pesos nada menos. Para eso, como suelen decir, su dirigente máximo le dio el municipio, “mi municipio” en sus palabras.

Comenta un lector en las redes que la señora fue senadora pero ni por accidente se asomó a sesiones de trabajo o a la tribuna. Otros se muestran sorprendidos por la novedad y le aplican igual clandestinidad en Educación.

Uno más pregunta si su presencia en la SEP corresponde a su empeño para obtener el certificado de Primaria. Ella aclara: “Nadien, absolutamente nadien” y no seguimos oyendo a la culta dama.

En la candidatura de Delfina hay un punto oscuro. Enrique Peña Nieto, tontorrón sin remedio, aceptó negociar con el mandatario a cambio de paz y tranquilidad. En el trato se incluía de hecho el respeto a los comicios del Edomex.

Sólo que la palabra de nuestro cabecilla solo tiene una vigencia máxima de 24 horas o menos si le brinca en su caja craneal alguna ocurrencia. Y así fue.

Tomando como experimento las elecciones del Edomex, el caudillo de caudillos creará el panorama ideal, para él, en su busca de Imponer sucesor. O para continuar su obra de perpetuación de la Cuarta Transformación.

Primera advertencia, primera. El mango mayor antes de que Delfina se aleje de Educación, la nombró delegada de Morena en la entidad. Podrá moverse a sus anchas y con cinismo dirán que cumple una tarea partidaria, no hace proselitismo.

Dos experiencias, ésta y las elecciones internas, seguramente le habrán confirmado su papel de El Elegido, la voz de las divinidades.

En sus manos y debemos observar con ojo de cirujano, la actuación del Preciso y la reacción de organismos ciudadanos. Del Edomex dependerá el futuro, lo único que no es deseable que los ajonjolíes cuarteleros no decidan meterse en lo que hasta ahora es responsabilidad pública, no oficial…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button