Opinión

Víctimas invisibles

Hablar de trata de personas es complicado, porque es algo que todos sabemos que existe y que va en aumento, pero nadie hace algo para quitarlo de nuestra sociedad

María Ortíz

 

Si lo extrapoláramos como una enfermedad y se realizará un semáforo de riesgo; México estaría en rojo en su totalidad y si los casos se mostraran gráficamente estaríamos en pico máximo.


 

No sólo las personas pobres son candidatos para la trata de personas, si no también aquellos que viven en soledad, depresión o en alguna adicción de cualquier estatus social, no es nada más de la explotación y el engaño con que se llevan a las víctimas, si no el despojo a la persona de su libertad, de su cuerpo, de su dignidad y su voluntad y el convertirla en objeto al que se le pone precio, se puede trasladar de un lado a otro y explotarlo hasta el límite de su vida.

 


México ocupa el tercer lugar en el mundo en trata de personas por ser un país donde se originan, se transitan y destinan a las víctimas, los migrantes, mujeres, niñas, niños y personas de diversidad sexual son los más vulnerables por su condición de pobreza, desigualdad, discriminación y falta de garantías a sus derechos naturales este delito afecta e involucra   a la sociedad en general por el perfecto ciclo económico que conlleva.

La explotación sexual es la mayor causa en la trata, se engaña a las víctimas con la promesa de un buen trabajo o enamorándolas para que salgan de sus casas, una red organizada las transporta a su destino donde son aterrorizadas y están en condiciones inhumanas.

 

El trabajo forzado en condición de esclavitud ellos en su mayoría inmigrantes son captados y sometidos con mentiras y violencia para trabajar en sectores como agricultura, construcción pesca o como servidumbre domestica.

 

Actividad criminal los grupos de la delincuencia organizada y el gobierno reclutan a todo tipo de personas forzándolas a realizar actos ilegales como robo, cultivo y venta de drogas.

 

El pordioseo en menores que ha incrementado, se les pone una cuota a las víctimas que sufren severos castigos si no la alcanzan.

 

La extracción de órganos en muchos países hay largas lista de espera para un trasplante, los delincuentes han aprovechado la desesperación de los pacientes y familiares para lucrar poniendo en riesgo a cualquiera. ¿Cuántos han ido a una fiesta y son drogados para extraerles algún órgano?

 

Matrimonios forzados como se da en los estados de Guerrero y Oaxaca donde la misma familia vende a las niñas y a nivel nacional tenemos el caso de las mujeres  que son obligadas a embarazarse y desprenderse de sus hijos.

 

La pandemia causada por la COVID-19 y las redes sociales han contribuido al incremento de víctimas, ya que las personas exponen su vida privada en búsqueda de alguna relación ya sea de amistad, amorosa o laboral lo que lleva a la seducción, explotación sexual o sometimiento y lamentablemente las redes sociales no son instrumentos de denuncia y es que las redes de trata se adecuan a la situación que se va viviendo

 

Durante el confinamiento se cerraron centros nocturnos pero se abrieron espacios en casas particulares para la explotación de personas, la economía se fue al suelo lo que provocó que muchos aceptaran trabajos sin investigar lo suficiente de que se trataba cayendo en las redes del crimen organizado.

 

“El abandono social que vivimos le abre la puerta a la tragedia”

 

Las personas que logran escapar o ser rescatadas de cualquiera de estos abusos, quedan con profundos impactos psicológicos pues las depresión, la ansiedad y estrés postraumático serán sus acompañantes por un largo tiempo,  no poder dormir, sufrir alucinaciones, miedo a todo aquel que se le acerque, los abusos y aislamiento que sufrieron les produce vergüenza, indefensión y rencor hacia todos, es natural que experimenten todo tipo de episodios puesto que las circunstancias que les fueron impuestas a vivir  dañaron  su existencia, les quitaron el derecho a estudiar y formarse laboralmente, a vivir con familia  y amigos, a elegir con quien tener relaciones sexuales o con quien casarse, en donde trabajar.

 

La atención y la comunicación en las familias es la mejor manera de prevenir el delito de trata de personas, es importante hablar con los niños, niñas y adolescentes de lo fácil que es la captación por medio del internet, el maltrato y la falta de comunicación familiar con los menores aumenta la simpatización con extraños.

 

El gobierno y la sociedad no entendemos los elementos  que realmente acompañan el problema de la trata, hay quienes tienes ideales y criterios, pero no la capacidad para actuar porque no es cuestión sólo del concepto de seguridad si no de ser una sociedad responsable.

Una sociedad que silencia o ignora la cosificación y deshumanización que viven las víctimas, consiente el delito y se vuelve parte de la población vulnerable.

 

“No eres una en un millón, eres una que se encuentra sólo una vez en la vida”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button