Perlas sueltas

El desvío en el fondo de la comisión de auxilios del SNTISSSTE, cerca de 300 millones 

El rifirrafe en un evento festivo de la sección 29 del SUTGCDMX con la exigencia de que se convoque a elección de dirigentes, debe ser analizado por Aarón Ortega, Hugo Alonso y César Piña

  • Alberto Ricardo Ortega Campos y Alfonso Ramírez Peredo, presidente y tesorero de la comisión nacional de auxilios del SNTISSSTE con Norma Liliana Rodríguez Argüelles, recibieron ya la información de las inversiones en que se encuentra el fondo multimillonario. Deben ser los primeros interesados ​​en que se audite el manejo desde 2009 que hizo la familia García Culebro.

 

  • Y es que ambos -junto con María de los Ángeles Alvarado Santos, la vicepresidenta y Leonor Manzano de la Torre, vocal-, dispondrán de información confidencial de los pagos que se hicieron por concepto de auxilio y de los réditos que generaron las inversiones del Fondo. El tiempo opera en su contra: ya transcurrió mes y medio y nada ha pasado por aclarar el multimillonario desvío.

 


  • El desfalco por casi 300 millones de pesos -a la disminución de casi 150 millones debe sumarse más de 100 millones de réditos– en dinero que pertenece a los trabajadores del ISSSTE -incluidos muchos de confianza- debe ser aclarado. No hacerlo, es posible que los actuales dirigentes sindicales -en especial Norma Liliana-, sean señalados de cómplices del saqueo, lo que sería injusto.

 

  • La inclusión de Francisco Enrique y Erick Arturo García Salamanca -hijos del cacique en la sección VI “Estancias de bienestar infantil”-, en la dirigencia sindical que encabeza Norma Liliana, no debe traducirse en patente de impunidad que les permita a los causantes del saqueo disfrute de la riqueza que acumularon en el corrupto manejo del fondo.

 

  • ¿Además de los García Culebro, quiénes más se benefician de la corrupción con dinero de la comisión nacional de auxilios? El desfalco comenzó en 2009, cuando Francisco, el patriarca, y Edmundo Ulises Cortés -actual secretario de relaciones sindicales nacionales e internacionales del SNTISSSTE– asumieron el control del fondo multimillonario, en la presidencia de José Luis Rodríguez Camacho.

 


  • El faltante calculado en cerca de 300 millones de pesos, corresponde sólo a los últimos cinco años -en la gestión de Erick Arturo García Culebro y Francisco García Culebro-. La cifra podría crecer exponencialmente de practicarse una revisión a los 13 largos años que esa familia manejó esos dineros.

 

  • Si bien es cierto que ni Ortega Campos ni Ramírez Peredo tienen poder de decisión para emprender acciones y aclarar a cuánto aumentará el daño, están obligados a plantearlo a la presidenta sindical, sobre quién recae la definición. La agravación que Hilario Ramírez no supo potenciar en las elecciones por la dirigencia sindical puede, en cualquier momento, cobrarles una factura muy alta.

 

  • Ortega Campos es secretario general de la sección XXXIX Hospital Regional “Lic. Adolfo López Mateos”, mientras que Ramirez Peredo lo fue de la sección III “Clínicas de medicina familiar”, de la que surgió el actual vicepresidente de ese sindicato, Mario Armando Ordaz Santos.

 

  • Interesante que a esas dos secciones ya la familia de Fabrizio Romero Fuentes, Norma Liliana les haya entregado posiciones fundamentales. El caso de la IV “Clínicas de especialidad” se entiende por otras razones, no sólo porque fue secretaría general entre 1999 y 2002.

 

  • A la sección del Hospital Regional “Lic. Adolfo López Mateos”, además de entregarle la presidencial de la comisión nacional de auxilios, a María del Refugio González Chávez la incluida como secretaria de uniformes y ropa de trabajo, una posición estratégica que los pasados nueve años manejaron José Luis Miranda Rodríguez y la señora Alvarado Santos.

 

  • A la sección de las clínicas de medicina familiar -la más numerosa del SNTISSSTE-, le entregó la vicepresidencia, la secretaría de deportes -con Juan Noé Hernández Pérez, con todo y denuncias de la venta de plazas de su hija Silvia Patricia– y la tesorería de la comisión nacional de auxilios –Rafael Salamanca y Gustavo Cosío debían conformarse con presidencias de comisión-.

 

  • En manos de Fabrizio Romero Fuentes, puso la secretaría de trabajo en conflictos en la CDMX; a Octavio César lo colocó como secretario de divulgación ideológica; ya Renata la adjunta como secretaria de trabajo y conflictos en la CDMX.

 

  • De la sección IV “Clínicas de especialidad” la lista de integrantes es enorme: Lucía Dolores García Rojas -¿hubo ya boda?- en la secretaría de acción femenil; Gabriela Eugenia Barragán Galindo -¿su mayor mérito es ser hija de la prepotente Guillermina Galindo?-, en la presidencia del consejo nacional de vigilancia-, y José Antonio Sandoval Cruz -hijo de Hilda Cruz Tornez, ex dirigente gente de esa sección que perdió en las pasadas elecciones, que es secretaria en la misma-, como presidente de la comision nacional de honor y justicia.

 

  • El lunes 27 de junio en el Boletín Burocrático del Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje (TFCyA), se publicó un acuerdo en el que se hace del conocimiento que no se otorgó la toma de nota la elección del comité ejecutivo nacional de la Federación Nacional de Sindicatos Bancarios (FENASIB) para el periodo 2021-2025.

 

  • En 1982, después de la nacionalización de la banca -anunciada en el último informe de Jose López Portillo-, surgió el sindicalismo bancario, con una fuerza que después del primer impulso comenzó a perder influencia. La gestión de Jose Carlos Ruiz -surgido del Sindicato de Banorte-, fue tan gis, que probablemente lo enterró.

 

  • Salvo sindicatos como los de Banobras y Nacional Financiera -y en menor medida del Banco de Comercio Exterior-, los bancarios en la práctica carecen de organizaciones laborales que se interesen por mantener, por lo menos, prestaciones económicas que en un pasado reciente eran de suyo envidia para otros grupos de trabajadores.

 

  • Lo ocurrido el 23 de junio, en un evento festivo de la sección 29 “Abastos, mercados, Cendi’s y vía pública” del SUTGCDMX, que encabeza Mario Pedro Gallegos Castillo, debe llamar la atención de la desesperación de ciertos grupos porque se convoque ya elecciones para elegir nuevos dirigentes seccionales.

 

  • Tanto para Aarón Ortega Villa, como para Hugo Alfredo Alonso Ortiz y César Piña Rodríguez, los tres líderes en los que recae la conducción del sindicato más importante de la Ciudad de México, es un llamado de atención que debería analizar con detenimiento.

 

  • Salvo un cambio de última hora -que sería el enésimo-, el próximo 15 de julio deberá publicarse la convocatoria a elecciones en la sección 12 “Servicios s médicos”, cuyo resultado definirá cuál de los dos grupos hegemónicos será el mayoritario: el de Alonso Ortiz o el de Piña RodríguezOrtega Villa carece de influencia, pese a presidir el SUTGCDMX-.

 

  • La expectativa es que la dirigencia será disputada por Benigno Martínez -con apoyo de Alonso Ortiz– y Alejandro Mayén -candidato del grupo de Piña Rodríguez, con apoyo de Sergio López Montecino, director de administración de personal de la CDMX -. No puede perderse de vista a Martha Malagón, quien pudiera dar la sorpresa, con un intenso trabajo realizado durante años.

 

“Los textos escritos en esta columna no son informaciones con sustento en documentos;  son versiones no confirmadas que se escuchan en los sindicatos.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button