Perlas sueltas

Reconocimiento gubernamental a elección de Carlos Hugo Morales al frente del STUNAM

Norma Liliana, una mujer honesta y decente, debe deslindarse de los García Culebro, ante el boquete de 91.6 millones de pesos en solo un mes en el fondo de la comisión de auxilios del SNTISSSTE

  • La gestión de Carlos Hugo Morales Morales, secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (STUNAM), recibió la toma de nota -reconocimiento gubernamental- del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral.

 

  • A través de la coordinación general de la dirección de actualización y registro sindical, el CFCyRL reconoció el resultado de las elecciones de dirigentes sindicales de los trabajadores administrativos de la UNAM realizadas 25 y 26 de abril, en las que la planilla roja “unidad sindical”, ganó 14 de las 19 carteras del STUNAM, incluida la secretaría general.

 


  • El pasado lunes 21 de febrero, sorpresivamente murió Agustín Rodríguez Fuentes, quien era el candidato a ser reelecto en la secretaría general del STUNAM -lo dirigía desde 1994-. Fue sustituido por Hugo Carlos Morales Morales, mientras Arnoldo Rodríguez Hernandez -hijo del dirigente desaparecido- fue postulado a la secretaría de finanzas.

 

  • El STUNAM desde su fundación, cuenta con representación proporcional, por lo que las planillas que obtienen por lo menos 20 por ciento de los votos acceden a posiciones en el comité ejecutivo general. En las pasadas elecciones el grupo de José Castillo Labra logró cinco carteras, incluida las secretarías de previsión social, fomento de la vivienda, acción para la mujer; análisis, estudios y estadística; y actas, acuerdos y archivo.

 

  • El Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje, bajo la conducción del magistrado Plácido Humberto Morales Vázquez, ha dejado de ser un órgano escrupuloso en la impartición de justicia laboral dentro del apartado B del artículo 123 constitucional, para privilegiar decisiones políticas.

 


  • En enero de 2020, en las primeras elecciones democráticas del Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México (SUTGCDMX), jugó un lamentable papel para descarrilar el contundente y legal triunfo de Hugo Alfredo Alonso Ortiz. Consideró, en el extremo, nulo ese proceso, pese a que meses después juzgados federales lo descalificaron.

 

  • Pese a que el entonces estatuto sindical vigente no contemplaba la figura de directorio sindical para el comité ejecutivo general -solo lo preveía para las secciones-, legalizó uno para no reconocer el triunfo de Alonso Ortiz. Fue necesaria una operación política desde el Gobierno de la Ciudad de México para destrabar el asunto.

 

  • De nuevo, el TFCyA sorprendió el pasado martes 7 de junio, cuando en el pleno de magistrados se aprobó otorgar el reconocimiento gubernamental -pese a que el asunto no estaba listado- a la elección de Norma Liliana Rodríguez Argüelles como presidenta del Sindicato Nacional de Trabajadores del ISSSTE (SNTISSSTE).

 

  • ¿Cuáles fueron las razones para actuar con una rapidez nunca antes vista?¿Quién y por qué presionó?¿Por qué el tribunal conciliación aprobó, en el pleno de magistrados el reconocimiento gubernamental a la elección, aun antes de que la candidata triunfadora tomara posesión del cargo, lo que ocurrió un día después?

  • La presidenta entrante del SNTISSSTE deberá asumir una actitud conciliadora si no quiere que la división sea uno de los signos característicos de su gestión. Un papel fundamental jugará ante el saqueo en la comisión nacional de auxilios: de optar por la impunidad a la familia García Culebro, pasaría a la historia como una dirigente tibia, imagen que por supuesto no tiene.

 

  • Norma Liliana es una mujer seria, decente, inteligente y preparada, con el carácter suficiente para distanciarse de los García Culebro y sus cómplices -incluido Edmundo Ulises Cortés Sagredo, pilmama de los juniors Francisco Enrique y Erick Arturo Garcia Salamanca Varela-.

 

  • Sin duda no será indiferente frente el boquete de 91 millones 684 mil 372 pesos que en sólo un mes los García Culebro hicieron en el fondo de la comisión nacional de auxilios para heredárselo en solo 854 millones 999 mil 905.51 centavos. Seria tanto como dejar correr que financiaron su campaña por la dirigencia sindical, lo que es una sospecha infundada. Inaceptable para una mujer como la presidenta del SNTISSSTE.

 

  • Es dinero de los trabajadores, cuyo manejo debió ser escrupuloso y lo sabe ella perfectamente. Es una mentira monumental la esgrimida por el ahora ex presidente de esa comisión, Erick Arturo García Salamanca Varela -su papá, Francisco García Culebro fue el tesorero- que durante la pandemia de coronavirus apoyaron a los trabajadores.

 

  • Papá e hijo, así como Eva Guadalupe Hernández y Edmundo Ulises Cortés Sagredo -ex vicepresidente y vocal-, deben ser sometidos a una auditoría y enfrentar consecuencias penales por el multimillonario saqueo, en lo que evidentemente nada tiene que ver Norma Liliana, cuya honestidad no se lo permite.

 

 

“Los textos escritos en esta columna no son informaciones con sustento en documentos;  son versiones no confirmadas que se escuchan en los sindicatos.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button