Perlas sueltas

¿Trabaja Luis Miguel Victoria para quedarse hasta 2025?

El sigilo con el que conduce al SNTISSSTE rumbo a la elección democrática de sus dirigentes, empieza a generar la percepción que busca condiciones para mantenerse en la dirigencia cuatro años más.

Los últimos meses han sido difíciles para la salud de Luis Miguel Victoria. La oportuna intervención en el Centro Médico Nacional “20 de Noviembre”, le ha permitido recuperarse lentamente, aún cuando la recomendación del doctor Jose Alfredo Merino Rajme es que no puede descuidarse.

No es la intención ahondar en ese tema. Le deseamos que se recupere plenamente, lo que logrará con disciplina, de la que ha hecho gala a lo largo de su historia sindical.


Lo sorprendente es la manera en la que conduce al SNTISSSTE hacia un proceso electoral inédito en los próximos meses, en el que por vez primera en su historia, el voto personal, libre, secreto y directo de sus agremiados debe decidir el nombre de quién conducirá los destinos laborales de casi 80 mil trabajadores.

Hasta ahora solo sus asesores conoce el anteproyecto de reforma al estatuto para armonizarlo con el artículo 69 de la Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado. Ni siquiera los precandidatos Norma Liliana Rodríguez Argüelles e Hilario Ramírez Chávez conocen los detalles.

Por el excesivo sigilo, pareciera que en realidad se prepara un escenario para una segunda reelección. Un supuesto acuerdo para permitirle a la familia de Francisco García Culebro mantener el control de la Comisión Nacional de Auxilios y su millonario fondo, parecería ir en ese sentido.


¿Hay condiciones para una nueva reelección en la presidencia de ese sindicato? No. Definitivamente no. Los resultados así lo demuestran: las condiciones laborales no se revisan desde 2012, desde hace tres años no se entregan uniformes a los trabajadores y lo más grave, cada vez es mayor la sospecha de saqueo de los dineros de la Comisión Nacional de Auxilios.

No hay un logro sólido en la última, ocho años que permita justificar una nueva reelección de Victoria Ranfla hasta 2025. El mayor riesgo es la división que pudiera traducirse en la creación de un nuevo sindicato independiente que le dispute al SNTISSSTE la titularidad de la relación laboral.

Una manta en el Hospital Regional Monterrey ISSSTE en contra de prorrogar la gestión sindical y la realización de una auditoría, debiera encender los focos rojos. La molestia se ha manifestado ya en Guerrero, Baja California Sur y Quintana Roo.

Las sospechas de afanes reeleccionistas adquirieron credibilidad luego que la doctora Rodríguez Argüelles dirigió un escrito al director del Hospital Regional de Alta Especialidad “Centenario de la Revolución Mexicana”, Francisco Durán Pérez, como presidenta alterna de la Comisión Nacional Mixta de Planeación de Recursos Humanos.

Le recuerda que desde 2018 no se entregan uniformes a los trabajadores, pese a ser obligación de la autoridad, de acuerdo con las condiciones de trabajo vigentes. Parece cuidar intereses de grupo y dejar de lado su eventual candidatura.

Es un secreto a voces que desde hace más de una década un grupo de empresas surten uniformes y ropa de trabajo al ISSSTE de pésima calidad. Una fotografía en la primera reelección de 2017, en la que fue captado Luis Miguel Victoria con Sergio “El pollo” Moreno, descubrió la convivencia sindical con los proveedores.

“Los textos escritos en esta columna no son informaciones con sustento en documentos; son versiones no confirmadas que se escuchan en los sindicatos.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button