Agenda Propia

¿Debe Luis Antonio Ramírez Pineda renunciar al ISSSTE tras fracaso en Oaxaca?

Un trabajo de medio pelo en los tres años que ha sido director general de ese instituto, le hubiese permitido para ganarle a quien le pusieran enfrente. La derrota estrepitosa, muestra que privilegió intereses que merecen una investigación por simulación de competencia en las últimas licitaciones para adquirir ropa hospitalaria y uniformes para los trabajadores

Por el Pordiosero

Luis Antonio Ramírez Pineda, al no haber figurado entre los cuatro precandidatos de Morena a la gubernatura de Oaxaca, mostró que carece de capital político. Ante el fracaso, la salida airosa sería su renuncia a la dirección general del ISSSTE, por pudor y decencia, valores que desafortunadamente se perdieron hace mucho.


Durante los últimos tres años dirigió un organismo público descentralizado que tiene estructura y presupuesto superiores al de algunas secretaria de Estado. Un trabajo de medio pelo y con una crisis como la generada por la pandemia de la Covid-19, le hubiera permitido construir un trampolín con que hubiera borrado no sólo a Susana Haro y a Benjamín Jara, sino a quien le hubiesen puesto enfrente. Perder frente a Irma Juan Carlos y Armando Contreras, muestra el tamaño del desastre.

Ese estrepitoso y doloroso -permítaseme los calificativos- ridículo, es consecuencia no sólo de la ineficacia, sino incluso más grave, de la corrupción, durante su gestión. Se suponía que Ramírez Pineda conocía a fondo el ISSSTE, al que llegó de la mano de Sebastián Lerdo de Tejada (qepd) a finales de 2012, para pasar luego a FOVISSSTE en la gestión de Luis Ricardo Antonio Godina.

Durante su gestión en la dirección general, se agudizó el desabasto de medicamentos y de reactivos, entre otras fallas graves que llevaron a que en el Hospital Regional “Lic. Adolfo López Mateos”, uno delos emblemáticos del ISSSTE, debieran ser suspendidos exámenes de laboratorio. Todavía en la actualidad en varias clínicas familiares, sus derechohabientes no reciben esa atención, indispensable para su salud.


En contrapartida, en las últimas semanas, empresas del emporios de Luis Francisco Molleda Cámara, proveedor favorito en ese instituto durante los gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña, fueron las ganadoras de las mejores partidas en 3 de 4 licitaciones para ropa hospitalaria y uniformes para personal médico y paramédico, pese que no ofertaron ni los precios más bajos ni la mejor calidad.

No obstante la evidente simulación de competencia, los representantes del Órgano Interno de Control enmudecieron para justificar no haber visto la corrupción. No fueron capaces siquiera de investigar al laboratorio First Lab -ubicado en Puebla- que avaló la calidad y textura de las telas, propiedad del mismo Molleda Cámara, lo que configura conflicto de interés.

En la licitación LA-051GYN013-E62-2021, a la firma Capa Textil, S.A. de C.V., le fueron adjudicadas partidas por un total de 44 millones 439 mi, 65.50 pesos. El columnista Mario Maldonado, en El Universal, documentó que es cliente de la empresa Mercadam, S.A. de C.V, de la que en 2017 una mujer se hizo del 50 por ciento de sus acciones, con la coincidencia que tiene el domicilio en la calle Mier y Pesado, en la Colonia Del Valle, en el que también está el de Universo M&C, S.A. de C.V., propiedad de Molleda Cámara.

En la licitación LA-051GYN013-E50-2021, de 33 partidas de ropa hospitalaria que pusieron a concurso, 10 le fueron otorgadas a Jenaí, S.A. de C.V., por un total de 92 millones 140 mil 905.65 pesos, mientras a Wayak Media, S.A. de C.V. le fueron entregadas 6 partidas por un total de 42 millones 299 mil 369.70 pesos.

Otra empresa del conglomerado de Molleda Cámara, AM Cenit, S.A. de C.V., según el columnista de El Universal que citó información del Sistema de Administración Tributaria (SAT), le emitió facturas a Grupo Jenaí por 2.7 millones de pesos, con lo que es evidente el interés.

En cuanto a Wayak Media, el propietario, Benjamín Robles, es compadre de Molleda Cámara.

En las tres licitaciones del ISSSTE, otras firmas que ganaron partidas fueron Región de los Ríos, S.A. de C.V. y AM Cenit, ambas propiedad del proveedor favorito, así como Mercadam, S.A. de C.V., Capa Textil, S.A. de C.V., Todo para la Salud, S.A. de C.V. y Ayma Herramientas, S.A. de C.V.

En todos los casos anteriores, se entremezclan los intereses, por lo que una investigación de la Secretaria de la Función Pública -de la que depende el OIC del instituto- debiera cancelar los contratos y aplicar sanciones a los funcionarios que los otorgaron, máxime que el gobierno actual presume un día sí y otro también que mantiene una lucha permanente contra la corrupción. La simulación de competencia es corrupción.

Para completar el cuadro, sólo faltaría que la Dirección Normativa de Administración y Finanzas, a cargo del general Jens Pedro Lohmann, decidiera que la adquisición de las 14 partidas de vestuario y uniformes para personal administrativo de la Licitación Pública Nacional Electrónica número LA-051GYN5-E8-2021, declarada desierta el pasado 4 de noviembres por fallas graves de las tres empresas licitantes.

Resulta que dos de las firmas que presentaron propuestas para surtir, entre otras cosas, poco más de 103 mil pares de calzado administrativo, forman parte del consorcio de Molleda Cámara: AM Cenit, S.A. de C.V. y Brik Solutions, S.A. de C.V. La tercera empresa fue Soluciones Médicas Vitalcorp, S.A. de C.V. en participación conjunta con Comercializadora de Calzado El Maratón, S.A. de C.V.

Y es que el área requirente es la Subdirección de Personal, cuya titular, Judith Rojas, mantiene una extraordinaria cercanía con la doctora Norma Liliana Rodríguez Argüelles por una cuestión personal.

La doctora Rodríguez Argüelles se perfila como la candidata de Luis Miguel Victoria Ranfla a la presidencia del Sindicato Nacional de Trabajadores del ISSSTE, para las elecciones que deberán realizarse en los primeros meses del próximo año.

Victoria Ranfla tiene intereses en el emporio empresarial que encabeza Molleda Cámara. En abril de 2017 fue exhibido en un espectacular a unos metros de las instalaciones de la central burocrática la FSTSE, abrazado por Sergio “El pollo” Moreno, después de un encuentro de futbol en el Estadio Azteca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button