Opinión

De memoria

Disolución social renovada…

Por Carlos Ferreyra
Los aguacates, así se llaman entre ellos tanto por el color del uniforme como por la figura del fruto, que lo equipara al símbolo masculino del valor.
Tradicionalmente se les calificó como el pueblo en armas, Nicolás Guillén, el cubano cantor de la negritud, hizo un poema en el que reiteradas veces pregunta: Soldado, ¿por que me odias tú?
Y se responde eres pueblo, lo soy yo, soldado: ¿por que me odias tu?
Según las encuestas el cuerpo castrense está en la cúspide de las aprobaciones, ante un mandatario cada día mas devaluado, una clase política reconocidamente corrupta, una justicia públicamente al mejor postor y a las órdenes incondicionales del gobierno y una prensa masacrada, difamada y usada para generar simpatía al mandatario a costa del desprestigio de los informadores.
En este ambiente desolado, trascienden las bestialidades autorizadas a los uniformados, convertidos por la gracia unipersonal de quien se apropia sin obstáculo alguno de los órganos garantes de nuestra democracia, en amos y señores del futuro del país.
Sin el mínimo respeto a la Constitución y a las leyes militares, abiertamente por boca del titular de la Defensa, se declaran portavoces y promotores de Morena y su Cuarta Transformación.
Como garantía o cohecho, se amplía en cinco mil millones el presupuesto castrense, cifra no sujeta a comprobación. Y se autorizan contratos por casi mil millones de pesos, para obras inexistentes y empresas sin antecedentes ni domicilio fiscal.
Entre las mencionadas negociaciones, todas de reciente creación y socios no declarados, se encuentran jugueterías, fondas y tiendas de ropa.
López decidió entregarles bajo su completo dominio, sus obras simbólicas: terminal avionera, fábrica de gasolinas y trenecito que romperá el equilibrio ecológico en la selva chiapaneca.
El estatus legal habrá que desentrañarlo al entender que de hecho privatiza y deja fuera del alcance legal a esas empresas. Sin embargo, los militares son parte del entramado oficial ante el que deben rendir cuentas.
¿Lo harán? Por declaración del aguacate supremo, Luis Crecencio Sandoval, quien no se afilie a la causa transformadora del pejismo, puede ser calificado traidor a la Patria. El siguiente paso seran los tribunales inquisitoriales.
Bienvenida de regreso la Disolución Social…
Corchetito: mientras don Crecencio se integra a las filas del morenismo en la tarea de leva comicial, en Zacatecas dos ejércitos sicarios estrangulan la capital, llegan armados y en pandilla desde estados vecinos.
En Michoacán a los once niños asesinados se suma media docena masacrados en un palenque esta madrugada; los narcos disputan el control en Tamaulipas y Nueva Generación extiende sus tentáclos en todo el occidente.
Marcelo, ajeno a estas noticias, pide a vendedores y fabricantes de armas que no las envíen a México. No dice qué haremos para impedir ese trasiego…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button