Agenda Propia

Un jubilado afín a Norma Liliana, secretario técnico del comité electoral del SNTISSSTE 

El primer acto de campaña de la candidata de la planilla azul a la presidencia sindical, fue en el edificio de la delegación estatal del  ISSSTE en Nuevo León, con apoyo de las autoridades del instituto

Por el Pordiosero

 

Al hacer entrega de la constancia del registro de la planilla azul que postuló a Norma Liliana Rodríguez Argüelles a la presidencia del Sindicato Nacional de Trabajadores del ISSSTE (SNTISSSTE), el comité electoral mostró que hará todo lo que esté a su alcance -así sea antidemocrático e ilegal- para garantizarle el triunfo en las elecciones del 25 de mayo.


Y es que sin pudor alguno, Ernesto Pacheco, un jubilado que los últimos nueve años ha sido asesor del presidente sindical saliente, Luis Miguel Victoria Ranfla, estuvo a la derecha del presidente de ese comité, Alberto Noé Berumen, en su calidad de secretario técnico.

El artículo 8 del estatuto de ese sindicato, señala que sus afiliados son trabajadores activos y en receso. En ninguna de las cinco fracciones del 7, se hace referencia a pensionados o jubilados como sus agremiados.

Incluso, precisa que son miembros en receso los trabajadores separados del servicio y tengan juicio pendiente, cuya calidad conservarán hasta en tanto se dicte resolución definitiva o bien que en caso de suspensión disciplinaria durante el tiempo que dure la misma; y aquellos que hayan sido promovidos a puestos de confianza por el periodo que duren los efectos del nombramiento.


Pacheco -en Las perlas del pasado martes 10 de mayo dimos cuenta que su esposa, Imelda Gómez Rodríguez, con número de empleada 126245 y puesto de jefa de oncología en el Hospital Regional de Monterrey, tiene el privilegio de la licencia con goce de sueldo-, al no ser trabajador activo no es afiliado del SNTISSSTE y vicia de nulidad los acuerdos del comité nacional electoral.

La candidata de la planilla azul fue impuesta por Victoria Ranfla, como este lo reconoció en el último pleno del comité ejecutivo nacional del SNTISSSTE efectuado el 11 abril: “No eludo responsabilidades: yo propuse en esa instancia a la Dra Norma Liliana Rodríguez Argüelles”, dijo -no aclaró que la instancia a la que se refería fe la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado, FSTSE, olvidándose que también debió consultar con la Dirección General del ISSSTE y la Secretaría de Gobernación-.

La inclusión de Pacheco en el comité electoral nacional, la decidieron Alberto Noé Berumen, Jorge Ángel González Apodaca y Luz Erika Pérez Tovar -actual representante de la planilla azul en esa instancia, lo que es otra irregularidad grave-. Todos forman parte del grupo de Victoria Ranfla.

Inicialmente la secretaría técnica del comité nacional electoral la ocupaba Edmundo Ulises Cortés Sagredo, quien renunció para incorporarse a la planilla de Norma Liliana como secretario de relaciones sindicales nacionales e internacionales del comité ejecutivo nacional del SNTISSSTE de ganar las elecciones, lo que puso al descubierto los acuerdos de impunidad con la familia García Culebro, con señalamientos de un multimillonario desfalco de los dineros de la comisión nacional de auxilios -él es una especie de pilmama de los junior Francisco Enrique y Erick Arturo García Salamanca Varela-.

Por lo que le debe al presidente saliente -recibía 35 mil pesos mensuales de las cuotas sindicales por su trabajo de asesor del presidente sindical saliente, con independencia  de su pensión jubilatoria-, Pacheco no se conducirá de manera imparcial como secretario técnico del comité electoral nacional, en perjuicio de la candidatura de Hilario Ramírez Chávez de la planilla verde. Otra inmundicia para beneficiar a Norma Liliana.

Durante semanas, Ricardo Ordaz Santos -hermano de Mario Armando, coordinador de la campaña de la plantilla azul-, acusaron que la dirección general del ISSSTE a cargo del doctor Pedro Mario Zenteno Santaella, financiaba la campaña del candidato de la planilla verde -incluso difundieron un video de anonymus en el que preguntan si era a cambio de aceptar la universalización de los servicios médicos y las pensiones-.

En el primer acto de campaña de la candidata de la planilla azul, realizado el viernes 13 de mayo en Monterrey, en la Delegación Estatal del ISSSTE, descubrieron que es ella la que tiene el apoyo de las autoridades: la reunión con algunos trabajadores la hizo en el edificio delegacional; quien la presentó como candidata fue el subdelegado médico, Víctor Alejandro Morales Villarreal, sentada con el subdelegado de administración, Adrián Ruelas Burgoa.

Lo irónico es que la secretaria general seccional en Nuevo León, Ana María Luna, es una ácida crítica del presidente Andrés Manuel López Obrador -también lo es Mario Armando Ordaz Santos-. ¿Lo desconoce la superdelegada Blanca Judith Díaz Delgado?¿No se lo informó el subdelegado de administración Ruelas Burgoa?

A todos ellos les importó un pepino que la secretaria particular del director general del ISSSTE, Zulma Carvajal Salgado -sobrina, por cierto, de Félix Salgado Macedonia- se la tenga jurada a Luz Erika Pérez Tovar, desde que cuando siendo subdirectora administrativa del Hospital Regional “1o de octubre”, movilizara a los trabajadores acusándola de corrupción con cubrebocas e insumos médicos que supuestamente entregaba a su familiar, entonces precandidato al gobierno de Guerrero.

En Monterrey fue el primer acto de la campaña de Norma Liliana, por una razón: en su planilla, presume Roberto Gómez Gómez, fue incluido como secretario de finanzas, lo que de confirmarse sería causal para cancelarle el registro al haber sido uno de los que se pronunciaron por la candidata en el pleno del 11 de abril, lo que campaña adelantada, prohibida por el estatuto. Desde hace meses pregona que en 2026 será el presidente del SNTISSSTE.

A pesar de la opacidad con que el comité electoral -presidido por el genuflexo Alberto Noé-, han trascendido nombres de los integrantes de la planilla -en la que por supuesto Luz Erika ocupa una posición de primer nivel-. Sólo falta que haya incluido a los hijos de Francisco Garcia Culebro, prototipo de la corrupción en ese sindicato, con quienes tiene acuerdos para que financien su campaña a cambio de impunidad.

El comité electoral actúa con un total agandalle: para evitar impugnaciones de la planilla de Hilario Ramírez Chávez contra los actos anticipados de campaña en que incurrieron Norma Liliana y sus simpatizantes, cerró desde el viernes en la tarde, pese a que la convocatoria establece que el término vence hasta este sábado 14 de mayo. Ese causa puede ser la causa que termine por anular el proceso electoral. ¿Es ese el objetivo?

La candidata de la planilla azul parece creer que la decencia es un disfraz: sigue sin informar a cuánto asciende el fondo de previsión, los intereses que generó en los últimos cinco años que lo manejó y los instrumentos en que está invertido. Olvida que es dinero de los trabajadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button