Datos duros

La invasión de Rusia a Ucrania dispara el precio de los fertilizantes a niveles de la crisis de 2008

El conflicto bélico entre Rusia y Ucrania metió en aprietos a los productores agrícolas del mundo, porque se triplicó el precio de los fertilizantes en Estados Unidos, Brasil, China, Canadá, México, Sudáfrica, Australia y Argentina

Enrique Hernández

 

“Los aumentos actuales de los precios de los fertilizantes recuerdan el período de la Gran Recesión, cuando los precios casi se duplicaron en todos los principales grupos de fertilizantes a finales de 2007”, revela el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA).


Al 5 de mayo de 2022, el precio de la tonelada de Urea costaba más de 900 dólares, cuando dos años antes valía solamente 200 dólares, agrega la dependencia encargada de la agenda agrícola de Joe Biden.

La tonelada de fosfato di amónico (DAP) se vendía 990 dólares al 5 de mayo de 2022, comparado con los 240 dólares de 2020, en esos días el mundo está detenido y sin actividad económica para frenar la pandemia de Covid-19.

Los agricultores de Estados Unidos, Brasil, China, Canadá, México, Sudáfrica, Australia y Argentina compraron la tonelada de potasio en 780 dólares el 5 de mayo de 2022, una materia prima que costaba 220 dólares en 2020.


Durante la crisis de 2008, la tonelada de urea valía 820 dólares, la de potasio 950 dólares, así como la de fosfato di amónico mil 150 dólares, agrega USDA.

“En ese momento, los precios de los fertilizantes se vieron impulsados por la creciente demanda en muchos mercados emergentes, especialmente para su uso en la producción de maíz y para otros cultivos para la producción de biocombustibles en Estados Unidos, Brasil y Europa”, comenta el Departamento de Agricultura.

Agrega que los aumentos de precios de los fertilizantes durante la Gran Recesión fueron efímeros, ya que cayó la demanda de fertilizantes por una disminución en el comercio agrícola mundial junto con la desaceleración del crecimiento económico y los bajos precios de las materias primas.

“Al igual que el período de la Gran Recesión, problemas similares han impulsado precios más altos de fertilizantes en 2022”, explica USDA.

Ante ese panorama, el Departamento de Comercio de Estados Unidos exhortó a desplegar una estrategia para contrarrestar el boquete dejado por Rusia en sus exportaciones de fertilizantes.

“Las sociedades dependientes de la agricultura son muy conscientes de la amenaza que representa la falta de fertilizantes para la inseguridad alimentaria”, señalan senadores estadounidenses en una carta a Katherine Tai, representante comercial de Estados Unidos.

“Naciones agrarias como Brasil ya están actuando para rediseñar rutas comerciales y abordar las necesidades de un mundo hambriento. Debemos hacer lo mismo”, manifiestan Roger Marshall, Joni Ernst, Chuck Grassley y Deb Fischer.

Los senadores de Estados Unidos confían en que las alianzas comerciales actuales sacarán a flote la demanda de fertilizantes en Estados Unidos. Y la guerra ha obligado a los productores agrícolas de Estados Unidos a buscar otros proveedores de fertilizantes.

Hoy China lidera la producción mundial de fosfatos procesados con un 41 por ciento, así como Rusia y Bielorrusia hacen 36 por ciento de potasio y Marruecos fabrica 15 por ciento.

Estados Unidos exhorta a trazar un plan de largo plazo para mejorar las estrategias comerciales del producto en disputa teniendo a Canadá como objetivo, por lo que se debe analizar eliminar la vacuna transfronteriza, ya que está mermando el flujo de mercancías; mientras, China y EU deben trabajar sobre la restricción sobre las exportaciones de fertilizante.

“Le recomendamos encarecidamente que utilice las herramientas a disposición de la administración para eliminar las barreras a la importación de nutrientes para cultivos, y negociar para asegurar que los suministros de fertilizantes sean abundantes y asequibles aquí en los Estados Unidos”, solicitaron los senadores a la embajadora de China.

En mayo de 2022, la Confederación de Asociaciones de Productores Agrícolas de Venezuela (FEDEAGRO) alerta sobre el riesgo en las cosechas de sus agricultores, que importan 80 por ciento del fertilizante proveniente de Rusia.

La confederación informó sobre posibles afectaciones en la producción de trigo, aceite de girasol, maíz amarillo, soja y fertilizantes en todo el mundo.

“Aquí en Venezuela, como está la agricultura ahora, necesitamos alrededor de unas 150 a 180 mil toneladas (de fertilizante) y lo que llegó alrededor, entre los inventarios que tenemos, estamos hablando de unas 100 mil toneladas”, indica el representante de la FEDEAGRO.

De ese modo, la falta de fertilizante comienza a impactar en todo el mundo, en América Latina ha preocupado a Brasil y Argentina, México, Ecuador, Colombia y Perú, por mencionar algunos hasta llamar ahora la atención de Estados Unidos.

Con información Yourading

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button