Datos duros

Niños y niñas con cáncer sin derecho a la salud

El cáncer es una enfermedad que afecta gravemente a las familias que tienes que enfrentarla, ya que esta enfermedad altera de manera física, social, psicológica y económica y obliga a adaptarse a otra forma de vida tanto a pacientes como a sus familiares.

por María Ortiz

México se enfrenta a otra pandemia, el cáncer, que nos muestra una vez más las desigualdades sociales que lastiman a México, ya que se ha convertido en la tercera causa de muerte, los decesos se han duplicado en los últimos 20 años. El incremento de casos de cáncer en México es alarmante y la proyección preocupante.

Expertos como la profesora e investigadora Laura Flamand, afirman que el país no cuenta con una estrategia para combatir la enfermedad y subraya la diferencia al acceso de tratamientos entre ricos y pobres.


México no cuenta con un programa nacional de atención y control del cáncer, por lo que el acceso a los servicios se convierte en un suplicio para los pacientes y sus familias. La población que está afiliada al IMSS o ISSSTE tienen el privilegio de acceder al tratamiento a diferencia del 50% que trabaja de manera informal no contando con la prestación de seguro social y el único apoyo que recibían era El Seguro Popular, el cual cubría el tratamiento para todo tipo de cáncer en menores de edad y ocho tipos en adultos y que por reformas del presidente Andrés Manuel López Obrador desapareció el primero de enero de 2020, creando el Insabi (Instituto de Salud para el Bienestar), sin embargo, los pacientes no saben a qué tienen derecho y peor aún no cuentan con medicamentos para sus tratamientos.


El desabasto de medicamentos contra el cáncer ha sido una constante a pesar de videos de niños pidiendo ayuda para seguir su tratamiento, de que médicos exijan insumos para poder trabajar, manifestaciones de padres y madres prácticamente en todo el país, amparos ganados por cientos de niños que obligan al Estado Mexicano a garantizarles su derecho a la salud, y otros interpuestos por médicos de la Agrupación Mexicana de Oncohematología Pediátrica (AMOHP) quienes seriamente aseguran que el desabasto pone en riesgo la vida de las niñas,  niños y adolescentes enfermos de cáncer, hay funcionarios del gobierno federal que en los últimos años han minimizado el problema, mintiendo sobre la gravedad del tema, dando explicaciones ambiguas como la de que el desabasto es mundial y pronto se abastecerá  al país, acusando también de malas intenciones a quienes  han cuestionado o criticado sus acciones, incluso han declarado que los padres son manipulados por partidos políticos y farmacéuticas que buscan sabotear su lucha contra la corrupción; esta estrategia les ha funcionado para no enfrentar públicamente las consecuencias de haber hecho recortes en presupuestos y cambios en la compra de medicinas pero sobretodo  su falta de interés hacia la salud de los mexicanos, autoridades prefieren reunirse en privado con algunos grupos de padres a pesar de ser este un tema grave a nivel nacional, negándose a  la petición de organizaciones y familias y proporcionarles información real del abastecimiento de medicamentos e insumos a hospitales, el año 2021 ha sido con más desabasto  en la historia del país, señaló Andrés Casteñeda, coordinador de la causa y salud y bienestar de la Organización Nosotrox  uniéndose así a la protesta.

Algunos pacientes han encontrado apoyo en organizaciones privadas como la fundación de Alba, Salvati, Respirando con Valor que forman el Frente Unido por el Cáncer de Pulmón y otras como Aquí Nadie Se Rinde I.A.P, AMANC, quienes, a través de fundadores, patronatos, empresas y colaboraciones voluntarias individuales, les dan el diagnostico, tratamientos y trasplantes, sin embargo, estas instituciones no son suficientes para atender los casos de dicha enfermedad, por lo cual piden se construya un plan nacional para prevenir y luchar contra el cáncer infantil, ya que es un problema muy grave que vuelve vulnerables a pacientes y familiares porque no solo se trata de la pérdida de la salud, si no del empleo, la educación, de gastos imprevistos y movilidad social porque muchos tienen que moverse a centros donde puedan recibir la atención necesaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button