Entre líneas

Trabajadores del Metro de los más expuestos en la pandemia

Yadira Ferreira Martín del Campo, representante del Sindicato Democrático Independiente de trabajadores del Sistema de Transporte Colectivo Metro, denunció el riesgo diario que viven las taquilleras. Agrupación sindical se convierte en la segunda fuerza dentro del STC

La operación del Sistema de Transporte Colectivo Metro durante la pandemia por Covid19 exhibió las carencias bajo las que cientos de empleados desarrollan diariamente sus labores.

Las más expuestas han sido las taquilleras al estar en contacto con los usuarios y el dinero, turnos sin dupla y a eso se le añade el mantenimiento deficiente en toda la infraestructura que ha provocado accidentes fatales y fallas en el servicio; así lo denunció Yadira Ferreira Martín del Campo, representante del Sindicato Democrático Independiente de Trabajadores del Sistema de Transporte Colectivo Metro.


Ante los protocolos de sanidad instruidos por la autoridad, se redujo drásticamente el personal laborando en los espacios de venta de boletos y recarga de tarjetas ya que el 98 por ciento de la población en taquillas son mujeres, muchas con enfermedades crónico-degenerativas o hijos menores de edad que tenían que resguardarse por motivos del encierro.

“Le hemos pedido a la central que somos muy vulnerables porque a pesar que el gobierno hizo mucho incapie en la sana distancia, cubrebocas, la gente entra en el Metro sin medidas de higiene, eso ha provocado muchos contagios y decesos en el metro, lamentablemente no se ha podido controlar”, comentó.

Dijo que han hecho notar a la autoridad la escasez del personal de apoyo para cualquier eventualidad como cubrir una ida al baño de una taquillera o para otras circunstancias de ausencia.


Comentó que la organización a la que pertenece ha crecido y se ha fortalecido en los últimos años logrando integrar a más afiliados y siendo ya una fuerte oposición al sindicato mayoritario.

En el Metro hay más 14 mil trabajadores afiliados a cinco sindicatos como son: el Sindicato Nacional del STC, Sindicato Democrático Independiente, Asociación Sindical que son trabajadores de confianza, Sindicato Mexicano y Sindicato Único de Trabajadores. El que representa Ferreira cuenta con 600 agremiados que lo colocan como el segundo con más fuerza.

En entrevista exclusiva con Agenda Propia, denunció el acaparamiento que tiene el Sindicato Nacional de Trabajadores del STC, tiene el control la asignación de plazas administrativas lo que debilita a las demás voces.

“A todos los demás sindicatos nos han quitado el derecho de tener plazas de nuevo ingreso, a escalafón, argumentado que todo se hace de manera transparente pero a nosotros no nos dan oportunidad. La aplicación de exámenes misteriosamente siempre reprobamos. Pero la gente recomendada por el sindicato mayoritario son los únicos que aprueban. Te debo decir que existen 20 plazas de nivel 20 que fueron creadas para el sindicato nacional teniendo un ingreso mensual de casi 50 mil pesos mensuales y fueron otorgadas a personas allegadas al líder sindical, algunos son su familia o secretarios seccionales como ves no están preocupados en defender al trabajador sino sus intereses personales”, detalló y acusó al sindicato que lidera Espino de ejercer presión política tanto al STC como al gobierno colocando a sus allegados en puestos claves.

La entrevistada lamentó que los usuarios del metro, a diferencia del principio de la pandemia cuando se redujo en 40 por ciento la afluencia y todos usaban cubrebocas y gel, ahora pocos cumplen los protocolos y se pone en riesgo a los trabajadores de cada estación.

“En la actualidad nadie cumple con esos protocolos, les dejo de importar las medidas de seguridad, hoy en día la cantidad de personas que entran en el Metro en semáforo verde es como si nada hubiera pasado, en este momento hay centros comerciales que tienen detectores de temperatura masivos que te indentifican a una persona que tiene temperatura alta entre 300 personas al mismo tiempo, el metro no cuenta con ningún aparato para medir la temperatura. Ya no hay medidas de seguridad, un policía si ve que entran al metro sin cubrebocas, comiendo no dicen nada ya no hay medidas y qué decir de dispensadores con gel antibacterial no hay ninguno en las estaciones, a pesar de la presión que ejercimos como sindicato era como la autoridad nos hacían un poco de caso a protocolos a cumplir, nada”, enfatizó.

Sobre los accidentes dentro del Metro que van desde una inundación, un corto circuito que termina en un incendio contenido, hasta el lamentable accidente del pasado 3 de mayo en la Línea 12, dijo que son producto de la falta de mantenimiento, que a su vez, se debe a que no cuentan con equipo para trabajar, por lo que todos los desperfectos son una bomba de tiempo.

“Todo lo hemos documentado, vamos con la empresa y solo se ha quedado en promesas, nunca han llevado nada. En teoría hay manuales, protocolos y no se cumplen para el mantenimiento de los trenes. Sigue habiendo fallas y el metro debe funcionar al 100 por ciento”.

Ferreira concluyó asegurando que el Metro funciona porque los trabajadores se han “puesto la camiseta” y logran la operación día a día. Esperan con ilusión que esta nueva administración retomen el compromiso con los usuarios y tener mejor servicio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button