Opinión

Agenda sindical

La necesidad de tener esperanza

Carlos Carral Hernández

 

Tener esperanza siempre ha sido algo muy necesario para la humanidad, la vorágine en la que nos tiene inmersos la racionalidad capitalista y en algún momento nos ha tenido la racionalidad socialista, hacen necesaria la idea de qué algo puede cambiar para bien y que por allí, hay una persona que puede hacer ese cambio realidad, una idea que ha sido interpretada y usada a su favor por distintos sectores del desarrollo humano: el político, el económico, religioso, etc, o tal vez todos ellos en su conjunto en un mismo sentido, al final del día racionalidad.


 

¿De qué hablamos?, bueno primero hay que clarificar a qué llamamos racionalidad; por racionalidad debemos entender el conjunto de ideas y valores que nos hacen actuar a todos en una misma dirección, la dirección de la racionalidad capitalista es la de la creación de riqueza, así a secas, una generación que riqueza que no termina necesariamente en nuestros bolsillos, pero para la que colaboramos con mucho entusiasmo.

 


Esa dinámica en la que estaos metidos desde hace mucho, desde luego que genera angustia, es el origen de muchos de los problemas mentales a los que estamos expuestos hoy en día, de ahí a importancia de la idea de esperanza, una necesidad que todo mundo dice puede satisfacer, algunas religiones con la idea de la vida eterna y la riqueza después de la muerte, los promotores de la idea del emprendimiento como la llave al éxito y una vida nueva y los políticos, como los elegidos para llevar a cabo ese cambio que hará que mantener la esperanza haya valido la pena.

 

La idea de esperanza llamó mi atención, a partir del conflicto suscitado entre Andrés Manuel López Obrador y Carlos Loret de Mola, un conflicto que ha polarizado aun más a la sociedad, en el que lo irreal ha sido ver a personas en redes sociales hablando de mentirás, corrupción, traiciones a favor de uno y otro, sin que absolutamente nada les conste, sin que tengan algún dato, es decir, sus acusaciones o defensa no van más allá de 2 cosas: su necesidad de tener esperanza -en algo y alguien- y su opinión personal, la que parte de esa hambre cambio.

 

Sobre el conflicto AMLO-Loret, comentaba con mis alumnos del Curso de Planeación y Estrategia Sindical que ya era momento de abrir los ojos, sin referirme a que alguno de los 2 actores mentía o decía en contrasentido la verdad, sino que era necesario dejar de esperar que alguien ajeno a nosotros sea quien mantenga viva nuestra necesidad de esperanza o sea el corrupto y culpable de la situación negativa en la que nos encontramos.

 

No es accidental todo esto, regularmente en el mundo de la política, buscando lograr la manipulación de las masas, se usa la estrategia del principio de simplificación y del enemigo único, para unos y para otros es necesario reducir la problemática social a un solo aspecto y por el otro meter a los adversarios en una misma bolsa como culpables únicos, de ahí que no sea extraño ver como quién puede hacer el cambio es “x” y todos los culpables del problema que vivimos sean “y”, liderados seguramente por “yy”, que aun sigue detrás de todos ellos.

 

¿No sé sí ya se preguntó algo?, ¿por qué nunca nos cuestionamos sobre qué tanta responsabilidad tenemos directamente en la situación que vivimos? o ¿qué tanta responsabilidad tenemos en satisfacer nuestra idea de esperanza?, nosotros nunca tenemos responsabilidad, de hecho ni siquiera cabe lugar a la duda.

 

Veía la publicación en redes sociales sobre un aspecto del trabajo espiritual, la idea era más o menos así: que somos tan flojos y egoístas, que preferimos crear la ilusión de ayuda a los demás, creando causas, luchas, etc., sin primero establecer cómo nos ayudaremos a nosotros mismo, si esto es así, creo que el asunto cruza antes que ayudarnos, por hacernos verdaderamente responsables de nuestra vida personal y social, incluyendo nuestras opiniones y por supuesto acciones.

 

Nadie puede asegurar algo al 100% ni sobre sus propios hijos, entonces, creo que es muy arriesgado asegurar para bien o para mal algo de un político o persona pública que en realidad no conocemos más allá de la pantalla de la televisión o el celular.

 

ADENDUM

 

  1. El tema de la posible postulación de Alejandro Encinas por morena a la gubernatura del Estado de México murió, no es relevante, no tiene sentido, otros temas lo han superado, renunciamos a hablar de él, es un tema tan muerto como su posibilidad de ganar la contienda electoral.

 

[email protected]

www.facebook.com/carralcarlos

www.twitter.com/carral_

 

*Abogado Postulante y Director de la Escuela para la Formación Política y Sindical A.C.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button