Opinión

Nicotina: El mejor aliado para dejar de fumar

Al llegar al médico, como nos pasó a muchos, mi corazón palpitaba a mil por hora, mi esposa agarraba mi mano y la apretaba, y yo,  helado, frio, habían pasado 3 días desde que los había encargado, 3 días sin haber dormido imaginando lo peor, se imaginan la tensión que sufría,  como cuando te sientan en el banquillo de los acusados sabiendo que eres culpable, el medico sentado frente a mí, hojeando los papeles, por fin termino y me volteo a mirar de frente,  dejo los papeles en el escritorio junto con las placas y me dijo: Amigo, me dijo usted que fumo durante 37 años, asentí con la cabeza, bueno pues tengo para usted una noticia buena, he revisado minuciosamente  sus placas y los datos de sus estudios y no encuentro problemas graves pulmonares, es más me sorprende que me diga que fumo tanto tiempo, sus vías se ven despejadas y claro que existe un daño, pero no de acuerdo a lo que usted asevera haber fumado, mi corazón empezó a descender su ritmo, lo que usted tiene es un hígado graso de miedo que hay que cuidar, vamos a modificar su dieta, a regular su presión arterial y cambiaremos su medicamento del azúcar para dejarlo funcionando al 100%, ahí mismo le comente al médico que no habría más tabaco para mí, la suerte me sonreía y no quería tentar más mi suerte… no tarde en salir corriendo de su consultorio para ir a buscar mi primer cigarrillo electrónico para tratar dejar de fumar ese mismo día, dije entre mí, mis hijas y mi esposa me necesitan y por supuesto, yo mismo quiero seguir vivo.

 


Es así como llegamos mi esposa y yo a una plaza del sur de la Ciudad de México donde recordaba haber visto tiendas de estos aparatos, me acerque a una Srita. le pedimos nos mostrara algún equipo para dejar de fumar, se alejó y trajo unos aparatos pequeños como plumas y nos dijo, ¿Cuánto fuman? Yo le indique que en mi caso 3 cajetillas al día, es decir 60 cigarros, en ese momento dio un salto para atrás y me dijo, ¡NO!, este no es para usted, y se acercó a una de las gavetas donde saco un gran “puro” mucho más grande que el ofrecido a mi esposa y me dijo, este si es para usted, era un equipo generación 2 de los llamados All in One, y me ofreció un líquido de 18 mg/ml nicotina para iniciar la deshabituación.

Lo probe, lo tengo muy presente sabor naranja con menta. Ese día leí las instrucciones, solo fumé 3 cigarros el resto del día, y mi esposa igual.

 


En tres días estaba sin probar cigarro y así hasta el día de hoy, como dije en la entrega anterior, había fumado 625,000 cigarros durante mi vida de fumador, hoy soy un EXFUMADOR,

 

Es así como empezó mi odisea por esto que representa la Reducción de Riesgos por Tabaquismo, sin ayuda, sin médicos, sin medicamentos, deje el cigarro en solo tres días, aunque pronto reseñare los trabajos que paso mi esposa que duro unos 4 años para dejarlo totalmente. Siendo usuaria dual y ahora más de 1 año sin tabaco. Y esto tiene sentido, como dije en un principio:

“NO SOMOS ECUACIONES MATEMATICAS”

 

y cada uno de los que leen, tiene su propio camino, su propia historia y su propio paso para abandonar esta dependencia química y psicológica al tabaco. Pero eso amigos ES OTRA HISTORIA, nos vemos la próxima semana con el siguiente tema.

 

“METODOS DE REDUCCION DE RIESGOS DEL TABAQUISMO”

 

Antonio Toscano Florenzano/ Activista Antitabaco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button