Agenda Propia

Ley prohíbe al ISSSTE pago de uniformes a trabajadores de 2019 y 2020

El Reglamento de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria prohíbe hacer compras con gasto corriente vigente de años anteriores. Por lo dos años que no cumplió con la obligación laboral pactada, el Instituto ahorró unos 800 millones de pesos.

Por el Pordiosero

La subdirectora de personal del ISSSTE, Judith Rojas Velasco, le notificó a Luis Miguel Victoria Ranfla, presidente del sindicato que afilia a la gran mayoría de los trabajadores de base de ese instituto, que sólo se entregarán los uniformes correspondientes a 2021, debido a que la ley prohíbe hacer compras de obligaciones correspondientes a otros años, con presupuesto de gasto corriente.


Mediante el oficio DNAyF/SP/0525/2021 recibido en la presidencia del Sindicato Nacional de Trabajadores del ISSSTE el 24 de marzo, le informa que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público autorizó “un presupuesto limitado” que sólo permitirá la compra de dos uniformes por trabajador.

El ISSSTE cuenta con casi 80 mil trabajadores de base, a los cuales se les adeudan los uniformes y ropa de trabajo de los años 2019, 2020 y 2021. Las condiciones laborales firmadas con el sindicato, establecen en cuatro de sus artículos que anualmente a cada trabajador se le entregarán dos dotaciones.

La última licitación pública que ese Instituto realizó para la compra de uniformes y ropa de trabajo fue en 2017, durante los últimos meses de la gestión en la dirección general de José Reyes Baeza. La adquisición estuvo a cargo de la directora de administración, Minerva Castillo e incluyó la dotación de 2018.


Las compras fueron realizadas a las siguientes firmas: Techtex, S. A. de C.V., por 237 millones 49 mil 361.68 pesos por adjudicación directa; Siquer Internacional, S.A. de C.V., por 123 millones 742 mil 802.80 pesos, además de una ampliación por 12 millones 374 mil 280.28 pesos; Grupo Romay, S.A. de C.V., por 34 millones 41 mil 709.10 pesos; Universo M&C, S.A. de C.V., por 3 millones 604 mil 045.76 pesos mediante invitación restringida; y SUMMIT AM, S. de R.L. de C.V., por 491 mil 04.50 pesos.

Todas esas firmas forman parte del conglomerado empresarial que encabezan Luis Francisco Molleda y Sergio “El Pollo” Moreno, las que desde la gestión de Miguel Ángel Yunes Linares se convirtieron en las proveedoras favoritas de uniformes y ropa de trabajo en el ISSSTE.

Unos meses antes, en abril de 2017, cuando Victoria Ranfla buscaba ser reelecto para una gestión de cuatro años en la presidencia del SNTISSSTE, fue colocada en un espectacular a unos metros de las instalaciones de la central burocrática la FSTSE, una fotografía en la que “El Pollo” Moreno, le pasa el brazo por sobre los hombros, con un sugerente título: “ISSSTE. Complicidad y corrupción dañan abasto de medicinas”.

Trabajadores al recibir sus dotaciones de uniformes, han presentado, en diversos años, denuncias que se trata de prendas de pésima calidad importadas de China, sin que se ajusten a la calidad requerida en las licitaciones públicas. Nunca se impusieron sanciones ni se ejercieron las fianzas, pese a que en algunas casos ni siquiera cumplían con los requisitos de contar con las etiquetas en las que se especificaran las telas con las que fuero confeccionadas.

El ISSSTE tiene un presupuesto de 392 millones91 mil673 pesos para la compra de uniformes y ropa de trabajo para este año. Los dos años que no cumplió con esa obligación laboral, se generó ahorros por alrededor de 800 millones de pesos.

La subdirectora de personal, dependiente de la Dirección Normativa de Administración y Finanzas, hizo del conocimiento de Victoria Ranfla, que el artículo 65 facción II del Reglamento de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Financiera “dispone que para contraer compromisos de presupuesto con gasto corriente se deberá observar que no impliquen obligaciones anteriores a la fecha en que se suscriban, razón por la cual se estará cumpliendo con la prestación correspondiente al ejercicio 2021”.

El escrito de la señora Rojas Velasco, cuenta con las firmas del jefe del Departamento de Comisiones, Héctor Alejandro Martínez Cobo, quien lo elaboró; y de la jefa de servicios de  de prestaciones, Alejandra Molina Garduño, que lo supervisó. Únicamente se le giró copia al director normativo de administración  finanzas, general Jens Pedro Lohmann Iturburu.

El 27 de mayo, mediante el oficio P/175/2021, Victoria Ranfla le solicitó al director general del ISSSTE, Luis Antonio Pineda, se rectificara el escrito de la subdirectora de personal y “no se considere como prescrito” el derecho de los trabajadores a recibir los uniformes de esos dos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button