Opinión

La salud mental durante y después de la pandemia

La pandemia provocada por el COVID-19 nos ha puesto en un momento donde el mundo parece detenerse, cambió las interacciones sociales, la educación y la necesidad de acceder a los medios e información digital. Al analizar el impacto psicológico que ha causado en la población, encontramos efectos negativos tanto en la sociedad en general, como en personal de salud que son quienes se encuentran en la primera línea de atención de este virus

por María Ortiz

¿Cuáles son los principales síntomas desarrollados?


El estrés postraumático, confusión y enojo: Los factores estresantes incluyen el alargamiento de la cuarentena, temores de infección, frustración, aburrimiento, falta de suministros adecuados, información errónea, pérdidas de familiares y financieras. Es importante la educación no solo por parte de las instituciones académicas sino también de los miembros de la familia, esto para evitar caer en estados depresivos y de estrés, que pueden durar desde meses hasta años.

Depresión o ansiedad: Causada por la situación que vivimos por efecto del COVID-19, la rápida expansión a nivel mundial y las consecuencias que trae este virus en cuanto a la enfermedad, generando desesperación y ansiedad por la pérdida de libertad y no tener contacto físico con amigos, familiares y compañeros de trabajo y no poder desarrollar la rutina de vida normal. Es importante señalar que gran parte de la población experimentará reacciones intensas, principalmente en forma de miedo al contagio e incertidumbre por la prolongación de la cuarentena, la perdida de sus seres queridos o por la crisis económica.

Aburrimiento e insomnio: La falta de concentración, inseguridad, irritabilidad, ira, angustia de no saber qué sucederá. El aburrimiento parece ser un malestar cotidiano de muchas personas, ya que no saben qué hacer, cómo organizar sus tiempos, cómo enfrentarse a la nueva modalidad o están hartos de una rutina repetitiva. El aburrimiento ocurre entonces, cuando una persona experimenta un estado neurológico de baja activación y también un estado psicológico de insatisfacción, frustración o desinterés como respuesta al bajo nivel de activación que los estímulos o el medio ambiente le presentan.


Todos estos factores pueden traer trastornos mentales. Es recomendable buscar una red de apoyo para sobrellevar la situación, de lo contrario, podría agravar las consecuencias a mediano y largo plazo.

Actualmente se están probando diversas vacunas, y al no haber una cura aun, la mayoría de los países están respondiendo al COVID-19 a través de estrategias de confinamiento y mitigación, con el fin de disminuir la demanda hospitalaria y salvaguardar la salud de ancianos y pacientes  con otras enfermedades. Sin embargo este método ha alterado la vida psicosocial de la población, causando un sentimiento de miedo, ansiedad y problemas mentales. Aun en países desarrollados es difícil lidiar con estos problemas. La ansiedad y el enojo puede durar de 4 a 6 meses después de salir de la cuarentena en personas con antecedentes de alguna enfermedad psiquiátrica. En cuanto a los trabajadores de la salud, un estudio demostró que el nivel de estrés es grave en comparación con el resto de la población, además de observarse conductas de aislamiento debido a que estuvieron preocupados por contagiar a los demás, fueron afectados psicológicamente (mayor enojo, molestia; frustración, culpa; impotencia, aislamientos; soledad, nerviosismo; tristeza, miedo a la perdida de algún familiar).

¿Cómo se transformo el trabajo por el COVID-19?

Es importante mencionar que el decaimiento económico durante la cuarentena es un enorme problema, debido a que gran parte de las personas están impedidas de trabajar y tienen que interrumpir sus actividades profesionales sin previo aviso y sus efectos pueden durar por mucho tiempo. La pérdida económica debido a la pandemia ha creado sentimientos graves de angustia, enojo y ansiedad; inclusive varios meses después de culminar el confinamiento. También se volvieron económicamente dependientes de sus familiares generando un nuevo conflicto. Los empleadores han considerado métodos proactivos que permiten a los empleados trabajar desde casa, tanto para evitar pérdidas económicas como para mantener la productividad y así beneficiarse mutuamente.

En México miles de personas han perdido el trabajo, porque las empresas y centros laborales ya no tienen la capacidad económica para poder continuar, por lo cual, mucha gente ha tenido la necesidad de salir a laborar a pesar del riesgo de contagio o las ofertas de trabajar desde casa. Se pide tener una buena computadora con webcam, audífonos, teléfono celular e internet; así como un espacio libre de ruidos y distracciones, obligando a las personas a conseguir todos los equipos por su cuenta y convertir su casa en su lugar de trabajo. Esto ha provocado interferencia de la familia con el empleo y dificultad para poner límites entre las actividades del hogar y del trabajo. Algo que muchos están viviendo es una falta de respeto de los horarios de actividades por parte de los empleadores, en ocasiones se alargan las jornadas laborales y generan una sobre carga de trabajo e irritabilidad que puede provocar conflictos intrafamiliares, esto afectando más a mujeres, ya que tienen mayor cantidad de tareas por ser las encargadas del hogar y el cuidado de los niños.

Es importante tener en cuenta que el trabajo en casa está generando problemas en la salud como: agotamiento, fatiga crónica, alteraciones nerviosas, colitis, gastritis e incluso obesidad.

Algunas empresas se ven beneficiadas por esta situación al reducir sus costos de operación, razón por la que gran parte de las compañías están tratando de modificar sus políticas para continuar con el modelo de trabajo en casa o un modelo hibrido, incluso cuando termine la contingencia sanitaria. Otras empresas han decidido hacer sus ventas por internet, lo cual ha llevado a aumentar el desempleo.

La sociedad e investigadores piden una nueva legislación laboral de acuerdo a las nuevas condiciones del empleo en casa, especificando que este tipo de actividad laboral sea voluntaria por parte del trabajador y que la empresa se quien dote de todo el equipo necesario para desarrollar las labores, que el pago al trabajador sea equivalente al alquiler de una oficia, pago de servicios, y el derecho a desconectarse al terminar la jornada laboral establecida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button